Detenida por maltratar a su ex marido, del que tenía una orden de alejamiento

  • Le amenazó con quemar su casa con él dentro y después le agredió

Las agresiones e incidentes del pasado habían obligado a dictar una orden de alejamiento contra ella, pero la resolución judicial no la detuvo a la hora protagonizar un nuevo episodio violento. Una mujer de 41 años de edad ha sido detenida por la Policía Local de Málaga acusada de presuntos malos tratos a su ex marido, a quien propinó una paliza después de llamarlo por teléfono y amenazar con quemar su vivienda con él en el interior.

Los hechos que han propiciado el arresto de Rosario M. L. ocurrieron el miércoles en la zona de Cruz de Humilladero. La víctima, de la que no trascendió ningún dato, recibió una llamada telefónica de su ex pareja en la que le informaba de que se dirigía a su domicilio con la intención de incendiarlo, aunque él se encontrase dentro.

La primera toma de contacto no hacía presagiar un encuentro afable, algo que la víctima pudo constatar. Los dos se enzarzaron en una discusión, motivada principalmente por la actitud violenta de la mujer, que derivó en una agresión por parte de ésta, que abofeteó a su ex marido en repetidamente y ocasionándole diversas lesiones.

La sala del 092 recibió un aviso de la agresión una patrulla de la Jefatura de Policía de Barrio de Cruz de Humilladero se desplazó hasta el lugar. Tras atender a la víctima, los agentes observaron como diversos bienes de ésta habían sido dañados. La puerta de acceso a la vivienda estaba dañada, el timbre de la misma había sido arrancado y la luna delantera de su turismo había sido rota con una piedra que permanecía en el limpiaparabrisas. Estos daños supuestamente habían sido causados por la mujer.

Los policías trasladaron al herido a un centro sanitario para que fuese atendido de las lesiones sufridas y allí fueron testigos de otra llamada amenazante que presuntamente realizó la detenida. La Policía Local de Málaga informó de que el herido activó el altavoz de su teléfono móvil y se escuchó a una mujer amenazando al hombre.

El caso fue derivado al Grupo de Escoltas, Menores y Atención Ciudadana (Gemac), cuyos efectivos detuvieron el jueves a Rosario M. L., que fue acusada de un presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar.

Las citadas fuentes explicaron que sobre ésta pesaba una sentencia por la que se le impedía comunicarse con su ex marido ni acercarse a él a menos de 50 metros durante un periodo de seis meses. Esta resolución fue consecuencia de otros actos violentos protagonizados por la arrestada contra el denunciante. Además, manifestaron que todo apuntaba a que éste habría sufrido más malos tratos en el pasado que no llegó a denunciar.

Esta intervención de la Policía Local , dentro de la gravedad de los hechos, tiene cierto carácter anecdótico ya que, según fuentes policiales, estos casos suelen ser muy escasos. Prácticamente en el 99% de los episodios de violencia doméstica, la víctima suele ser la mujer o los hijos.

No obstante, no es el primer suceso de estas características al que se enfrentan los agentes malagueños. El principal problema que éstos encuentran a la hora de actuar es el sentimiento de vergüenza que suele apoderarse del hombre, que considera que su imagen se ve deteriorada de cara a la sociedad.

"Sienten debilidad, como si su virilidad estuviese dañada", explicó un agente experto en casos de malos tratos, que señaló que en situaciones como la descrita "es muy complicado que el hombre se abra y relate los hechos. Normalmente no quieren denunciar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios