La Diputación controlará el acceso a trabajadores y visitantes

  • Quiere aumentar la seguridad de su sede y aparcamientos con controles de entrada

  • El coste de la actuación ronda los 346.000 euros

La Diputación provincial de Málaga acaba de poner en marcha el procedimiento mediante el que contratar la instalación de sistemas de seguridad mediante los que controlar el acceso a su sede principal, en el paseo marítimo de poniente. La medida afecta no solo a los inmuebles administrativos, sino también a los espacios de aparcamiento soterrado, que carecían de un mecanismo de "fiscalización" en la entrada de vehículos. De acuerdo con el pliego de condiciones que rige esta contratación, el valor inicial estimado es de 346.500 euros, incluyendo el suministro del material necesario y su mantenimiento durante dos años.

Según confirmaron desde la propia institución provincial, la actuación supondrá toda una novedad respecto al modo en que hasta la fecha ha estado funcionando el ente en materia de accesos. "El objetivo es aumentar la seguridad y el control de los accesos; hasta ahora no había estos controles y se hace recomendable incorporarlos", indicaron desde la institución supramunicipal, que apuntaron la idoneidad de separar "zonas de trabajo de zonas abiertas al público". Una de las particularidades es que los propios trabajadores del ente deberán disponer de una tarjeta de identificación personal "única e intransferible de tipo proximidad" para poder acceder a las diferentes instalaciones.

Si bien el pliego diferencia entre el edificio técnico (B) y el administrativo (A, que es el que concentra los grupos políticos), así como los aparcamientos soterrados como exteriores de ambos, los mecanismos contemplados son parecidos. Junto al control ya apuntado de los trabajadores públicos, se incide en que los visitantes también tendrán que ser identificados en la recepción de los inmuebles.

"Una vez comprobada la autorización de la visita, se registrarán los datos de la persona que accede en el programa de visitas por el personal de control, se le entregará una tarjeta temporal de visita para que pueda acceder a la zona necesaria y una vez termine la visita tendrá que depositar la tarjeta en un buzón de salida del pasillo motorizado, para que éste se abra y permita la salida reteniendo la tarjeta", precisa el pliego técnico.

Tanto el edificio técnico como el administrativo dispondrán cada uno de un pasillo con dos portillos motorizados mediante los que se filtrará el acceso a los núcleos principales. A estos hay que sumar otros siete portillos en el edificio administrativo. En todos los casos se exige que permitan una velocidad de paso de 40 personas por minuto. Los portillos, además, dispondrán de un sistema de ocho fotocélulas que forman cuatro zonas de detección. Todos los puntos de acceso, añade el pliego, estarán controlados por cámaras cuya imagen se centralizará en el cuatro de control de vigilancia 24 horas en la sede y se grabará.

En el caso de los aparcamientos, el del edificio B dispondrá de una barrera de entrada de vehículos de 4 metros, nueve lectores de acceso con tarjeta, dos videoporteros IP situado en la puerta exterior de la Avenida de Los Guindos, una cámara fija IP de exterior con led. En el parking del edificio A, tanto para las entradas como para las salidas, habrá dos barreras de 4 metros; dos videoporteros; dos sistemas de lector de matrículas; dos semáforos de aforo completo; dos controladores para el sistema de accesos; dos cámaras fijas; dos lectores de acceso con tarjeta...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios