Impulso al plan para proteger el Monte Gibralfaro y potenciar su uso cultural

  • El Ayuntamiento aprueba inicialmente el avance del documento, que incluye la regeneración de todo el espacio vegetal · Propone crear una red de sendas peatonales, carriles bici y una escuela de escalada

Comentarios 1

El proyecto que permitirá salvaguardar de cualquier intervención urbanística el Monte de Gibralfaro y su entorno y potenciarlo como espacio de esparcimiento ciudadano echa a andar. La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de la ciudad dio ayer luz verde a la aprobación inicial del avance del plan especial de protección elaborado por la Gerencia de Urbanismo, en colaboración con diversos colectivos ecologistas y ciudadanos, en el que se propone la construcción de una importante red de paseos peatonales, carriles bici, varios equipamientos culturales y el diseño de una ruta aprovechando los numerosos restos arqueológicos que hay en la zona.

Sin embargo, el camino no se antoja corto, puesto que a la tramitación administrativa necesaria, que se inicia con la exposición al público del documento, se sumarán entre cuatro y cinco años para que se ejecuten las intervenciones puestas sobre la mesa. Y ello siempre que el equipo de gobierno del PP logre el apoyo financiero de los fondos Feder, a los que ha solicitado los 28,3 millones de euros en los que se presupuesta la actuación. El alcalde, Francisco de la Torre, admitió ayer que de no disponer de ese dinero la acción se mantendría "pero tardaría más tiempo".

El escenario de intervención engloba 634.000 metros cuadrados, de los que 94.000 deben ser obtenidos por el Consistorio. Esta dimensión muestra la envergadura de la acción ideada, en la que se mezclan iniciativas urbanas, de protección medioambiental y de incentivación cultural. Con todos estos alicientes, el concejal de Urbanismo, Manuel Díaz Guirado, no tuvo dudas al afirmar que se puede tratar del proyecto "más ambicioso en la historia moderna" de la ciudad.

El trabajo, redactado por un equipo integrado por Juan Antonio Marín Malavé, Marta Lomas y Carmen Peral, estructura el desarrollo de las intervenciones en escenarios urbanos carentes de equipamientos sociales y, en algunos casos, en situación de degradación: las traseras de la calle Victoria (con las calles Mundo Nuevo, Pichacho, Agua y el barrio de Barcenillas-Pinosol), del Paseo de Reding, el Cementerio Inglés, la Cañada de los Ingleses y la calle Campos Elíseos. Unos espacios en los que residen unas 11.500 personas.

En el ámbito de actuación planteado en Mundo Nuevo, la calle Pichacho, Agua y Barcenillas-Pinosol se proyecta la instalación de un aula medioambiental, en la que se podría ofrecer formación de voluntariado, y un centro polivalente, que podría ser gestionado por los vecinos de los barrios más próximos y que carecen en estos momentos de equipamientos de este tipo. Además, se prevé la construcción de un aparcamiento en la zona trasera del barrio de Barcenillas.

La Cañada de los Ingleses es otro de los enclaves. A la construcción de sendas peatonales que permitan el acceso y el movimiento por todo Gibralfaro, se suma la apuesta por regenerar la parte más baja de esta localización para que pueda acoger un centro de recepción e interpretación de Monte Gibralfaro y diversas zonas de juego.

En las traseras del Paseo de Reding, una de las ideas novedosas consiste en crear una escuela de escalada en la zona de la cantera que hay en el monte, un equipamiento que también podría usarse para dar a conocer el valor histórico de esa localización. Asimismo, se plantea el diseño de un carril bici y un sendero peatonal desde la ladera de La Coracha, que sería restaurada, hasta la calle Campos Elíseos.

Desde el punto de vista medioambiental, se insiste en regenerar los actuales espacios vegetales y en crear un paso que enlace Gibralfaro y el Monte Victoria a través de una especie de falso túnel. Otro objetivo de los responsables del plan es que todas las instalaciones que se creen se autoabastezcan energéticamente mediante paneles fotovoltaicos y la reutilización de las aguas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios