Un 'tsunami' en el Mar de Alborán tardaría menos de una hora en alcanzar la costa malagueña

  • Es la conclusión que se desprende de una simulación por ordenador de los efectos de este fenómeno en la parte más occidental del Mediterráneo realizada por el grupo Edanya de la Universidad de Málaga

Un tsunami generado en mitad del Mar de Alborán tardaría unos doce minutos en alcanzar la costa, siendo el cabo de Tres Forcas (Marruecos) el primer punto en el que penetraría el agua, seguido de Melilla, Granada, Almería y Málaga, llegando a esta última cuarenta minutos después.

Así se desprende de una simulación por ordenador de los efectos de un tsunami en la parte más occidental del Mediterráneo realizada por el grupo Edanya de la Universidad de Málaga (UMA), especializado en aplicar las matemáticas al análisis de problemas medioambientales junto a geólogos marinos del Instituto Español de Oceanografía.

Jorge Macías, uno de los investigadores, ha explicado a Efe que existen dos tipos de mecanismos que pueden originar un tsunami: un seísmo de intensidad importante -como ocurrió recientemente en Japón- o un deslizamiento, a veces consecuencia de un terremoto, de sedimentos o materiales sólidos submarinos.

Este segundo proceso es el que se daría con mayor probabilidad en el Mar de Alborán, una zona con "cierta sismicidad" cuyos terremotos suelen tener una intensidad baja o moderada, pero en la que se han identificado puntos donde estos seísmos pueden causar deslizamientos de sedimentos que generaron un tsunami.

El principal de estos enclaves es el Cañón Abanico de Alborani, al sur de la isla de Alborán, sobre el que este equipo ha centrado esta simulación científica.

"No se trata ni de alarmar ni de producir una simulación espectacular, sino de basarnos en zonas donde los geólogos han observado que estos deslizamientos se han podido producir en el pasado y reproducirlos con una herramienta muy potente de predicción que son los modelos matemáticos", ha declarado Macías.

El resultado de esta simulación es un tsunami "muy diferente" a los que suelen aparecer en televisión, con olas no tan grandes ni devastadoras, pero que tardarían menos en alcanzar la costa no por su velocidad -que en el Océano Pacífico es de 700 kilómetros por hora, como un avión comercial- sino porque es un mar pequeño.

Por ello, los tiempos de respuesta "deben ser muy cortos" ya que en doce minutos la ola entraría en Marruecos, luego en Melilla, en veinte minutos alcanzaría Granada y Almería y en cuarenta Málaga.

El nivel de penetración de las olas, con una onda de unos cincuenta centímetros, varía según la orografía del terreno, pero en la costa andaluza, donde se centra la investigación, oscilaría entre los 100 y 300 metros.

Ante esa rapidez, el equipo Edanya ha usado tecnologías que permiten resolver las miles de billones de operaciones matemáticas necesarias para simular por ordenador un fenómeno de estas características en el mismo momento que se produce y así predecir sus efectos antes de que la ola llegue a la costa.

Según ha explicado a Efe el investigador Manuel Jesús Castro, han empleado tarjetas gráficas como las que usan los videojuegos, una "estructura masivamente paralela de cálculo" que puede albergar entre 200 y 500 CPUs (centros de datos del computador).

Entre los proyectos de este grupo, figura elaborar un catálogo de zonas "potencialmente tsunamigénicas", acompañadas de su simulación y efectos en la costa para que otros expertos puedan redactar planes de actuación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios