Toque de campaña

  • El portavoz de Ciudadanos pugna con el alcalde por ganar protagonismo popular en las procesiones de la Semana Santa

Juan Cassá, el Lunes Santo, tocando la campana de Estudiantes. Juan Cassá, el Lunes Santo, tocando la campana de Estudiantes.

Juan Cassá, el Lunes Santo, tocando la campana de Estudiantes. / facebook juan cassá

Comentarios 1

A dos años vista de las próximas elecciones municipales, con un tablero político abierto por el paso atrás que se le presume al popular Francisco de la Torre, que para esas fechas rondará los 77 años, y el desconcierto en el que bucea el grupo socialista, construir imagen pública en un escaparate del calado de la Semana Santa es una oportunidad que no ha pasado desapercibida al portavoz municipal de Ciudadanos en Málaga, Juan Cassá.

Siguiendo el sentido de su olfato se puso en marcha el Viernes de Dolores y, de acuerdo con su perfil oficial de Facebook, acudió a las procesiones de Gamarra y La Palma-Palmilla. Desde entonces ha sido un no parar. Al menos ocho cofradías le han cedido hasta ayer, Jueves Santo, el honor de hacer sonar la campana a la salida de la procesión o, al menos, en alguna de las paradas del recorrido. Sus cuentas de Facebook y Twitter no solo lo constatan con multitud de fotografías y vídeos, sino que, además, recogen al detalle sus reflexiones más malaguitas.

La multipresencia de Cassá en la Semana Santa llama la atención sobre todo por lo que parece tener de disputa de un territorio que hasta ahora había pertenecido al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. Con una sociedad civil cada vez más articulada en torno a cofradías y peñas, De la Torre ha sabido construir una imagen de apego a las tradiciones populares, al tiempo que le ha prestado el empaque institucional a un evento que cada año gana proyección social.

Salvando el desembarco de ministros que se suele producir en el ecuador de la Semana Santa de Málaga, y puntualmente alguna visita institucional de la Junta, como la presidenta Susana Díaz en 2014, con foto incluida con Antonio Banderas, el alcalde ha sido protagonista único. Pocas veces ha delegado en algún concejal la invitación oficial que cofradías y hermandades suelen cursar para que dé el toque de campana en los recorridos procesionales. Las ocasiones en las que cede el honor son contadas: el Martes Santo la concejala Teresa Porras dio la salida de El Rescate y Elisa Pérez en Nueva Esperanza. Poco más.

La invisibilidad del equipo de concejales, a pesar de que la agenda oficial del alcalde durante la Semana Santa contiene más de medio centenar de apuntes relacionados con cofradías y procesiones, pone aún más de relieve la ubicuidad de Juan Cassá, su habilidad para abonar su imagen pública y darse a conocer en el terreno baldío que ha quedado bajo la sombra prominente de Francisco de la Torre.

Nunca el portavoz de un grupo municipal en la oposición con solo tres concejales, aunque esenciales para dar estabilidad al Gobierno que preside Francisco de la Torre, había conseguido proyectarse con tanto fasto. Nada que ver con los imperceptibles nueve concejales del grupo socialista.

Las redes sociales han recogido pronto este cabo y ya desde el sábado pasado hacen recuento de campanazos. El perfil de Twitter @HistoriadMagala apunta con guasa que el desempate entre De la Torre y Cassá se jugará el Domingo de Resurrección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios