El campo tiene huellas de mujer

  • La Junta reconoce la labor de 15 personas en el avance del entorno rural

Las mujeres galardonadas junto a los representantes de la Junta de Andalucía. Las mujeres galardonadas junto a los representantes de la Junta de Andalucía.

Las mujeres galardonadas junto a los representantes de la Junta de Andalucía. / Javier Albiñana

Quince mujeres de la provincia de Málaga vieron ayer reconocido su trabajo y su contribución al avance de la mujer rural como motor del desarrollo de la sociedad. Con motivo del Día Internacional de la Mujer Rural, que se celebra mañana, el Instituto Andaluz de la Mujer otorgó estos reconocimientos por la aportación "imprescindible" a su entorno que han realizado durante años.

Aunque parezca "increíble", la pobreza en nuestros días "tiene cara de mujer, y en los pueblos todavía mas". Ana Hevilla, premiada por su trabajo en el Grupo de Desarrollo Rural del Valle del Guadalhorce, explicó así el motivo por el que es tan importante hacer visible a las mujeres del campo. Según ella, la desigualdad no afecta solo a las mayores, para las jóvenes no hay oportunidades y, las que tienen formación, "no conciben volverse a sus pueblos".

Son ejemplo de la lucha por la igualdad para hacerse un hueco en el mundo del "patriarcado"

Se suma a esto, dijo, que "el patriarcado está todavía muy arraigado". Y parece ser que es una idea compartida. Porque ella, que es más joven, tiene la misma opinión que Inés Ayllón, una jubilada que en los años 70 fue alcaldesa de Istán y maestra y que culpa a la cultura de la invisibilización de la mujer. No a la cultura "primaria", porque "había más mujeres que sabían escribir", sino a la cultura que redimía a la mujer "a las cosas de la casa" y al hombre "a las cosas del gobierno". Ella ha visto la evolución de la mujer en el campo empujando como ha podido a que esta saliera del campo y viviera en el mundo.

Pero todavía queda mucho camino por recorrer. Las más jóvenes "recogen el testigo" de las que fueron antes. María Pedraza, de Antequera, recogió su reconocimiento como secretaria de la asociación Puerto del Barco. Sí, ve la mejoría y el avance con respecto a esa generación que la precede, pero afirma que, aunque desde fuera no se vea, el trabajo que hay que realizar para que se consiga la igualdad de la mujer en el campo es inmenso. Sobre todo, dice, para "que ella misma se lo crea, que sepa que hay otras cosas en la vida, pero que no hay nada delante de ella".

Estas 15 mujeres son ejemplo de esta lucha de la mujer rural para tener un sitio en la sociedad. Por eso, la Junta las reconoció ayer, "por su fortaleza y por la aportación imprescindible que han realizado durante años en nuestros pueblos". Por ser, como dijo Inés Ayllón, la mujer decidida que se ponga ante el resto para decir "adelante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios