violencia doméstica

La cara invisible del maltrato

  • Muchos hombres se sienten desorientados, no saben dónde acudir, ni si se les tomará en serio

  • Algunos han sido víctimas de denuncias falsas

La asociación Custodia Compartida, lucha entre ortas cosas, por el derecho del hombre. La asociación Custodia Compartida, lucha entre ortas cosas, por el derecho del hombre.

La asociación Custodia Compartida, lucha entre ortas cosas, por el derecho del hombre. / M.H.

Cada año, cada mes e incluso cada día, un gran número de mujeres en todas las partes del mundo mueren a mano de sus parejas. Esta tragedia la padece la sociedad desde hace mucho tiempo y aún queda mucho camino por recorrer. En muchos rincones el machismo es palpable y las desigualdades femeninas son evidentes. Pero la violencia tiene otra cara, una casi invisible que no es tan denunciada y es tan real como la otra: el maltrato a los hombres. Ellos son también víctimas de vejaciones tanto físicas como psicológicas por parte de sus parejas. Sin embargo, no se hacen campañas para evidenciar que sufren acoso por parte de las mujeres. Tampoco existen leyes exclusivas para ellos ni siquiera la plataforma de ayuda al maltrato femenino les ofrece amparo.

Muchos hombres, ante una situación de maltrato, se sienten desorientados, no saben dónde acudir ni siquiera si se les va a tomar en serio. Esta es una realidad que muchas veces se esconde por vergüenza, por miedo a sufrir más agresiones o porque al estar siendo maltratados por su parejas, pueden llegar a pensar que las autoridades no les van a creer, e incluso tienen la certeza de que es difícil sacar adelante este tipo de casos una vez denunciados.

Ser hombre es un deporte de riesgo. Que te pegue una mujer está muy mal visto"

Las agresiones, en muchas ocasiones, no son físicas sino psicológicas, dañando la autoestima de la víctima. Otro tipo de maltrato al que se pueden enfrentar los hombres es una falsa denuncia por malos tratos interpuesta por su pareja. Lo que no quiere decir que todas ellas lo sean, pero la existencia es real. "El ser hombre es un deporte de riesgo", alega Fernando Chapado, profesor de Psicología de la Universidad de Málaga. "Que te pegue una mujer está mal visto, además como diga que tú le has pegado primero, el que duerme en el calabozo eres tú", protesta. Él se enfrentó a una denuncia falsa hace unos años por parte de su ex mujer. Cómo protagonista además de otro tipo de maltrato sabe lo difícil que es ser entendido por el resto y más aún ser creído a la hora de la inocencia, a pesar de ser declarado inocente por el juez. Tiene una hija, de seis años y la situación por la que se enfrentó le dificulta conseguir una custodia justa. Ahora, junto con otras personas, lucha desde Custodia Compartida por ayudar a otros hombres y mujeres que pasan por una situación familiar.

Juan de Dios González también pasa por una situación parecida. El malagueño cuenta que hace unos años se enfrentó a una denuncia de maltrato falsa que todavía le acarrea consecuencias. "Una vez que te denuncian tienes a la Policía Nacional buscándote. Estuve en comisaría, donde acudí al juicio rápido que se hace en estos casos. El mismo día, viernes, pude salir y el lunes fui a otro juicio en Vélez-Málaga donde me derivaron, por falta de pruebas, a Málaga. En este ya salgo absuelto", cuenta González. ¿Pero no lo declaran inocente? "No, yo salgo absuelto y encima a la mujer no le pasa nada por haber denunciado falsamente", protesta. ¿Por qué? "La ley no quiere pillarse los dedos, imagina que a un hombre lo declaran inocente y al cabo de los días mata a la mujer, todo el mundo culparía a los jueces". Chapado junto con González y Asun Vives, llevan adelante Custodia Compartida, porque creen que la situación del hombre es igual de injusta que la de la mujer. Así lo piensa Vives.Ella es mujer y ha sido víctima de una dura situación en primera persona del maltrato, por eso es consciente de la desesperación ante una situación así "violencia es violencia, provenga de donde provenga", reafirma.

Nacho González hizo evidente esta situación en su corto, Silenciados, que aún no han podido sacarlo. "Nos hemos presentado a cerca de 20 festivales y aún ninguno se ha atrevido a seleccionarnos. Algunos nos dicen que por la temática no se arriesgan a proyectarlo. En su filme recoge alrededor de 26 declaraciones tanto de víctimas (hombres y mujeres) como de profesionales especializados. "Desde que empezamos con el documental nos han llegado peticiones de ayuda por parte de hombres".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios