Málaga

El hombre hallado en una cuneta murió por disparos

  • La autopsia confirma que el individuo tenía, además, varios golpes y que falleció tras desangrarse

Un furgón de la Policía Nacional en el lugar en que se encontró el cadáver. Un furgón de la Policía Nacional en el lugar en que se encontró el cadáver.

Un furgón de la Policía Nacional en el lugar en que se encontró el cadáver. / m. h.

La investigación que la Policía Nacional mantiene abierta para esclarecer la muerte de un hombre cuyo cadáver apareció en una cuneta el lunes por la tarde junto al Hospital Costa del Sol de Marbella continúa arrojando nuevos datos. Los resultados de la autopsia que un equipo de forenses le ha practicado durante dos días revelan que el cuerpo presentaba varias heridas por arma de fuego. Fuentes cercanas al caso explicaron ayer que, además, había sufrido numerosos golpes. Por el momento, no se ha producido ninguna detención.

El comisario jefe provincial, Francisco López Canedo, resaltó al día siguiente que los agentes pertenecientes a la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), que se ha hecho cargo del caso, "trabajan a marchas forzadas" para resolverlo y localizar a los autores. Según apuntó, estaban abiertas todas las líneas de investigación.

La mujer explicó a la Policía que ambos fueron torturados en un trastero

Fue una mujer la que, en torno a las 16:30, pedía ayuda en la carretera a los conductores que circulaban por la incorporación a la A-7 de Marbella. Aseguraba que habían matado a su marido e indicó dónde unos individuos, supuestamente, habían abandonado su cuerpo, ya sin vida. Según su versión, dos vehículos le cerraron el paso cuando viajaba con su pareja en un todoterreno de la marca Alfa Romeo que habían alquilado. A renglón seguido, ambos fueron, relató, secuestrados y torturados durante un día y habían permanecido en un trastero. Además de los golpes, él también recibió varios disparos.

Los autores huyeron, presuntamente, con el vehículo que le habían sustraído. Tras el supuesto cautiverio al que fueron sometidos, los dos fueron arrojados desde el mismo todoterreno por un terraplén de unos dos metros. Ella llevaba, afirmó, una capucha en la cabeza y no pudo ver desde donde habían llegado. La mujer tenía el rostro ensangrentado y, una vez que fue atendida en el Hospital Costa del Sol, los médicos confirmaron que presentaba un traumatismo craneoencefálico. Al día siguiente, recibió el alta.

El subdelegado del Gobierno apuntó que hasta el martes solo contaban con el testimonio de esta persona y se barajaban "todas las hipótesis". Los investigadores esperaban además la conclusión del informe forense para continuar investigando "de manera más exacta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios