Invernaderos

La gestión integrada se perfila como solución para los plásticos agrícolas

  • Los productores piden a las administraciones que vigilen los precios. En estas fechas se registra un aumento del volumen de plásticos por la reforma de los invernaderos y la solarización. El programa Reinwaste investiga alternativas en busca de material reciclable

Tareas de solarización en los invernaderos. Tareas de solarización en los invernaderos.

Tareas de solarización en los invernaderos.

Los agricultores denuncian precios abusivos por el reciclado de sus plásticos y demandan a las administraciones que se impliquen junto al sector, incluidos los fabricantes, en un sistema de gestión integrada de los residuos plásticos agrícolas.

Conseguir una mayor circularidad de los plásticos en los procesos de producción agroalimentarios, tanto del sector primario, como industrial, es el objetivo del proyecto Reinwaste, que en Andalucía tiene su aplicación empírica en el sector hortícola bajo abrigo, un proyecto del Programa de Cooperación MED 2014-2020, de la que son miembros diez entidades europeas.

Pero hoy por hoy, el responsable de Frutas y Hortalizas de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos -COAG- de Andalucía y secretario provincial de COAG Almería, Andrés Góngora, afirma que el encarecimiento del reciclaje de plásticos que se utiliza en los cultivos protegidos está provocando las quejas de los agricultores y “se está convirtiendo en un problema serio”, por lo que llama la atención de las administraciones competentes en materia de Medio Ambiente pidiendo que se vigilen los precios y la gestión de algunas plantas de reciclaje de plásticos agrícolas.

Según Góngora, COAG Andalucía lleva años trabajando e insistiendo en la necesidad de que se ponga en marcha el sistema de gestión integrada tutelado por la Administración, en el que debe estar implicado todo el sector, “con un papel fundamental de los fabricantes de los plásticos –destaca-, ya que los agricultores solo somos usuarios de los productos que ellos venden, por lo que deben formar parte de este modelo de gestión integrada que COAG defiende”.

“Los agricultores queremos hacer las cosas bien –asegura Góngora-, reciclar convenientemente los residuos, pero nos lo están poniendo cada vez más difícil, por lo que la Junta de Andalucía debe tomar cartas en el asunto. Hay que vigilar tanto el precio que están imponiendo al agricultor que lleva allí sus residuos plásticos, en algunas llegan a pedir hasta 16 céntimos por cada kilo, como la gestión de las mismas, su funcionamiento”.

Situación de abuso

El responsable de Frutas y Hortalizas de COAG Andalucía espera que las administraciones no sigan mirando para otro lado. “Esto no es un tema nuevo, llevamos así varios años, pero el malestar generado por lo que consideramos un abuso ha llegado ya a su límite”.

“No hay control en el precio, y en algunos casos ni control de las básculas ni de la gestión en algunas plantas de reciclado. Por ello, pedimos a quien tenga las competencias que se involucren con todo el sector y este problema se resuelva”, agrega.

Se da la circunstancia de que en estas fechas se produce un mayor volumen de residuos plásticos, por las reformas de los invernaderos y por la desinfección de los suelos mediante la técnica de solarización. Este último uso llega a generar unos 500 kilos de plástico por hectárea. La solarización es una técnica de desinfección que controla los patógenos y consiste en cubrir el suelo húmedo con plástico transparente durante los meses más cálidos, a fin de incrementar su temperatura mediante radiación solar. Este método se aplica en temporadas en las que la parcela está libre de cultivo.

Producción

La producción de residuos plásticos agrícolas en cultivos acolchados y túneles se estima entre los 180 y los 190 por kilo al año y hectárea de polietilieno normal y ligero; mientras que la producción de residuos plásticos de invernadero se estima en 2.400 por kilo al año y hectárea de polietileno de larga duración, según datos recogidos en el Plan Director Territorial de Gestión de Residuos Urbanos de Andalucía. En este plan se recoge una producción de residuos plásticos de 42.000 toneladas al año, de los cuales 21.600 toneladas corresponden a cultivos con acolchado y 20.800 a invernaderos.

En Andalucía es donde se concentra la mayor cantidad de los plásticos utilizados en la agricultura y, por tanto, es donde se sitúa el mayor porcentaje de estos residuos. Por ello es la comunidad autónoma con más conocimiento, experiencia y mayor preocupación en gestionar adecuadamente los residuos procedentes de la actividad agrícola intensiva.

Entre las principales aplicaciones de los plásticos en la agricultura se encuentran la de ser elementos de protección de los cultivos, mediante su utilización en acolchados, túneles e invernaderos, la solarización para la desinfección de terrenos y en otras aplicaciones como son redes de distribución de riego, hilos de rafia, grandes embalses, riego y drenaje, mallas de sombreo o antigranizo, cortavientos, ensilado de forrajes, envases y embalajes, etc.

En Andalucía la superficie ocupada por invernaderos en las provincias de Almería y Granada ocupa más de 35.000 hectáreas (un 90% en Almería). Este sector es pionero en innovación tecnológica y eficiencia, ya que produce más de tres millones de toneladas de productos hortícolas al año con todas las garantías de seguridad alimentaria.

Proyecto del Ifapa

Para evitar la contaminación y contribuir al reciclaje, el Ifapa, con la colaboración de Agapa, de Coexphal y Ecogestiona, han diseñado e implementado diversos ensayos pilotos pioneros en los que se testan nuevos materiales alternativos como acolchados y rafias biodegradables y compostables a través de una red de empresas hortícolas innovadoras seleccionadas de Almería y Granada, de forma que estos materiales puedan ser reciclados, tras su correspondiente tratamiento e incorporados de nuevo al ciclo sin generar residuos persistentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios