Sevilla

Menos de un tercio de los menores de 29 años logran emanciparse

  • Los malos resultados en materia de empleo, educación y emancipación arrastran a la comunidad andaluza, y a España en general, a los últimos puestos de los índices europeos.

Anna Sanmartín, Vicente Guzmán, Juan Agustín Morón y Miguel Ángel Rodríguez, en la Universidad Pablo de Olavide Anna Sanmartín, Vicente Guzmán, Juan Agustín Morón y Miguel Ángel Rodríguez, en la Universidad Pablo de Olavide

Anna Sanmartín, Vicente Guzmán, Juan Agustín Morón y Miguel Ángel Rodríguez, en la Universidad Pablo de Olavide / Víctor Rodríguez

Comentarios 8

En la cola otra vez. Andalucía presenta uno de los peores resultados en el desarrollo global de la juventud a nivel nacional. Los malos datos en materia de empleo, educación y emancipación relegan a la comunidad andaluza, y a España en general, a las últimas posiciones en Europa. La tasa de abandono escolar temprano en Andalucía casi triplica a la media europea y sólo el 27% de los menores de 29 años logran emanciparse, según el informe elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, titulado Índice de desarrollo juvenil comparado 2016.

Este estudio, que se enmarca dentro de la iniciativa ProyectoScopio, analiza la situación de la población de entre 15 y 29 años en el ámbito de la educación, emancipación, empleo, condiciones de vida y el uso de las nuevas tecnologías, utilizando como fuente el Instituto Nacional de Estadística (INE) y la Oficina Europea de Estadística (Eurostat). En él se ofrece una fotografía fija que permite comparar el estado de la juventud española con la europea y también entre comunidades autónomas.

"En Europa vemos una clara división norte-sureste", apuntó ayer Anna Sanmartín, coordinadora del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, durante la presentación del informe en la Universidad Pablo de Olavide. En términos generales, sólo Croacia, Italia, Bulgaria y Rumanía tienen peores resultados que España. "Nuestro país únicamente obtiene buenos resultados en salud y nuevas tecnologías", comentó Anna Sanmartín, que estuvo acompañada por el rector de la Universidad Pablo de Olavide, Vicente Guzmán, y Miguel Ángel Rodríguez, de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD).

En el caso concreto de la educación, España ocupa un lugar inferior a la media de la Unión Europea (0,57), pero más cercano a ella que en los casos de empleo y emancipación, y con comunidades que la superan con creces, con el País Vasco a la cabeza (0,74).

Andalucía se sitúa por debajo de la media española y europea, aunque peor es la situación de la educación en otras comunidades autonómicas como Extremadura, Murcia, Canarias, Castilla La Mancha y Baleares.

El gran lastre de la región andaluza es el abandono de los estudios. El 28% de los jóvenes andaluces de entre 15 y 29 años no finalizan sus estudios, casi el triple de la media de la Unión Europea (11%). En el caso de los hombres, la tasa se sitúa en el 31%, y la de las mujeres, en el 24%. Todos los países de la UE tienen una tasa de abandono inferior a la de Andalucía, que sólo se sitúa por delante de las Islas Baleares (32%).

Sanmartín destacó no sólo los malos resultados andaluces, sino también la "gran diferencia existente entre las comunidades autónomas" con respecto al abandono de los estudios de los jóvenes después de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). "En el País Vasco el abandono escolar se sitúa en torno al 9% y en Andalucía es del el 27%", subrayó la coordinadora del proyecto.

"No vale con que el niño esté solo metido en un aula hasta los 16 años. Hay que trabajar por un acceso verdadero de todos los jóvenes a una educación de calidad. Ellos son el presente y el futuro de la sociedad", manifestó ayer el rector de la Universidad Pablo de Olavide, Vicente Guzmán. "Esto no es una broma, aunque parezca que para muchos esto es un juego, y cambien leyes y aprueben continuamente enmiendas", subrayó.

El único aspecto en el que destaca Andalucía en el ámbito educativo es su apuesta por el estudio de al menos dos idiomas extranjeros en la Educación Secundaria y Superior. El 64,5% de los andaluces estudia dos o más idiomas, ocupando de este modo el primer puesto en el ranking nacional y superando la media europea (50,8%).

La segunda comunidad española con más jóvenes que estudian al menos dos idiomas extranjeros es la valenciana, pero su tasa es del 23%, 30 puntos porcentuales menos que Andalucía. "Las demás comunidades deberían aprender de la apuesta de Andalucía por los idiomas. Sus datos son muy favorables y muy poco conocidos, pero las cifras del abandono escolar son muy preocupantes", indicó Anna Santamartín.

Con respecto al empleo, la comunidad andaluza se sitúa en penúltima posición en España, sólo por delante de Canarias. "No es sólo la cantidad de empleo, es también la calidad de éste", matizó la coordinadora del proyecto. Según el informe del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud , el desempleo entre los jóvenes de 15 a 29 años es uno de los factores que más arrastra a Andalucía hacia el final de la tabla en materia de empleo. El 48% de los jóvenes andaluces no tienen trabajo. Sólo Ceuta y Melilla, con una tasa del 62,8% y del 48,16%, respectivamente, presentan peores datos que la comunidad andaluza.

Estos datos son muy superiores a la media europea, que no llega al 18%. Esta cifra se debe a los bajos datos de desempleo que registran países como Alemania (7%), Malta (8,89%) y Austria (8,86%). Sólo Grecia tiene un nivel de desempleo juvenil superior al de España, (45% y 39,6%, respectivamente).

Tampoco hay buenos resultados en materia de emancipación. En Dinamarca, cerca del 84% de los jóvenes de entre 20 y 24 años ya no viven con sus padres. Este dato supera el 97% en el caso de los jóvenes de entre 25 y 29 años. La situación es muy diferente en España, donde sólo el 9% de los jóvenes menores de 24 años logran emanciparse, y el 41,5% en el caso de las personas entre 25 y 29 años. "Hasta que no se solucione el problema del empleo, el tema de la emancipación no se podrá mejorar", aclaró Anna Sanmartín, quien puntualizó que el tema de la emancipación también responde a una cuestión cultural de cada país.

Andalucía, y España en general, sólo ofrecen buenos resultados en lo relativo a las habilidades tecnológicas y a las condiciones de vida, que incluye datos de mortalidad, accidentes, fecundidad y suicidios. En este último punto, España aparece situada por encima de la media de la UE.

Llama la atención los datos de suicidio en el norte de Europa. En Lituania, la tasa entre los jóvenes es del 29,8%, y del 18,67% en el caso de Finlandia. Son los dos países con los valores más altos de la UE. En el otro extremo se encuentra Luxemburgo, donde no llega al 2%, mientras que en España la tasa es del 4%, una de las más bajas junto a Portugal y Grecia.

"Los jóvenes no son los culpables de estos resultados, no queremos transmitir esta idea. La juventud no es ni más ni menos que un reflejo de la sociedad", aclaró Juan Agustín Morón, director del máster de Prevención de riesgos psicosociales en adolescentes y jóvenes de la Universidad Pablo de Olavide. "Ésta es la fotografía, los datos están aquí, y ahora tenemos que interpretarlos. Tenemos que preguntarnos por qué sucede esto y aplicar medidas para su mejora".

El rector de la UPO, por otro lado, criticó las grandes desigualdades existentes entre los diferentes países europeos y también en España. "Llevamos muchos años construyendo proyectos integradores y de cohesión en Europa y los datos nos dicen que no vamos por buen camino", señaló Vicente Guzmán. "Pero en España, las diferencias entre comunidades es aún peor. La Constitución dice que todos los españoles somos iguales. ¿Iguales? Habría que preguntarse si el Estado de las Autonomías está fomentando la cohesión o no", añadió. "Yo no discuto el sistema, pero la pregunta es obligada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios