Andalucía

Bendodo dice ahora que lo ocurrido con Susana Díaz no debe repetirse

  • El responsable del PP de Málaga anuncia que "seguirán reclamando la deuda" pero "por otras vías"

Comentarios 2

Elías Bendodo: "Todos tenemos que reflexionar". Casi cuatro días después de los actos de acoso protagonizados por alcaldes y diputados provinciales del PP contra la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el máximo responsables de los populares malagueños abrió una rendija a la autocrítica. Aunque se mantuvo firme en negar la existencia de "violencia y acoso" en lo ocurrido el pasado sábado, habló de la necesidad de que actos de estas características no se repitan y anunció que su formación seguirá reclamando el pago de la deuda con los municipios por otras vías, caso de mociones en los plenos u otros foros.

Incluso, dijo ser consciente de que hechos como estos, "de todos, de acción y de omisión, nos alejan del objetivo que tenemos que tener, que es conectar con la ciudadanía". Y fue a más al admitir que posiblemente a los ciudadanos "les cueste entender actuaciones de este tipo". Las palabras del también presidente de la Diputación provincial sonaron a paso atrás.

Como novedad, aseguró que la intención de los alcaldes con su protesta a las puertas del hotel en el que se hospedaba la presidenta andaluza y la decisión de Francisco Oblaré de intentar hacerle llegar una carta durante los actos del décimo aniversario del Museo Picasso "no fue incomodar a la presidenta ni violentar un acto tan significativo" como el aniversario de la pinacoteca. Evento en el que se ausentó, al estar fuera de Málaga. A su juicio, lo ocurrido no fue más que un acto "reivindicativo".

Lejos de la contundencia de días atrás, eludió ayer hablar del comportamiento de los escoltas de Susana Díaz y de justificar lo sucedido en su negativa a recoger las demandas de los regidores del PP. No obstante, sí tuvo un mensaje claro para la presidenta andaluza. "El político tiene que ser ante todo humilde y escuchar", dijo.

El listado de reacciones continuó. El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre insistió en que fue Oblaré "el que no fue tratado adecuadamente" en el Museo Picasso. Por su parte, el secretario general del PP-A, José Luis Sanz, dio a conocer que Díaz, tras la protesta de los alcaldes, llamó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para denunciar los hechos. Mientras, el secretario de Estado de Justicia, Fernando Román, al ser preguntado en la comisión de Justicia del Senado, eludió valorar el suceso de Málaga, aunque recalcó que el Gobierno entiende que la libertad de expresión "no puede desempeñarse en concurso con actos de acoso o intimidación a las personas".

Asimismo, la Subdelegación del Gobierno informó de que estudiará posibles acciones legales contra "quienes persistan en afirmar" que esta institución "filtró información confidencial" sobre el viaje de la presidenta.

En el lado de la Junta, el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, calificó lo ocurrido de un "acoso en toda regla" y pidió al PP que "reconozca su error" y no actúe como un partido "antisistema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios