Salud

Spiriman comienza su gira por los juzgados

  • Jesús Candel declara como investigado por supuestas injurias y calumnias a la presidenta de la Junta, lo que se une a otros frentes judiciales por su actividad en redes sociales

Candel, a la salida de los juzgados Candel, a la salida de los juzgados

Candel, a la salida de los juzgados / Efe

Comentarios 3

Jesús Candel, alter ego de Spiriman desde que comenzara su andadura en las redes sociales denunciando el proceso de fusión hospitalaria, tiene una intensa relación con los juzgados y tribunales deontológicos de un tiempo a esta parte. Desde denuncias interpuestas por él mismo o la asociación que preside, Justicia por la Sanidad, hasta la apertura de expedientes por parte del SAS, el Colegio Médico de Granada, o las denuncias recibidas por parte de iniciativas ciudadanas en la que se incluían los desmanes hacia la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, lo que ayer mismo le llevó a declarar ante un juez.

El médico de Urgencias del Hospital Nuevo San Cecilio cuenta con requerimientos legales ya en dos provincias andaluzas. Desde Granada llegó la primera, cuando en marzo de 2018 fue denunciado ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Granada, a través de un escrito firmado por más de 2.500 personas y promovido por Juan Pinilla y Juan Pérez en el que pedían a la Fiscalía que procediera contra él por sus "mensajes de odio" e "incitación a la violencia" contra el personal sanitario, los periodistas y los representantes políticos, comenzando por la propia presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

En el escrito también se ponía especial celo en comportamientos de Candel tildados de machistas por los denunciantes: “son especialmente graves a nuestro parecer los vídeos y publicaciones relativos a las mujeres donde más allá del ejercicio de la libertad de expresión se ha dedicado a lanzar graves insultos a las mismas no sólo como mujeres sino también como profesionales (auxiliares, enfermeras, directivas, políticas, periodistas). También son objeto de sus insultos y amenazas los profesionales sanitarios (especialmente médicos) y de los medios de comunicación (periodistas) y las personas con funciones políticas”.

En junio de 2018, la Fiscalía de Granada decidía investigar al médico a raíz de la denuncia presentada por Pinilla y Pérez -ambos también blanco de la lengua de Candel en sus videos- por la posible comisión de delitos de injurias y calumnias contra autoridades y funcionarios públicos. Por otro lado, el Ministerio Público desestimó que el procedimiento se siguiera por el delito de odio al que se referían los denunciantes al considerar que no concurren los elementos de este delito tipificado por motivos de raza, religión, ideas políticas y orientación sexual.

Otro de los frentes abiertos de Candel viene desde Córdoba. El pasado mes de septiembre la Fiscalía de Córdoba abrió diligencias para investigar si Spiriman, a través de un vídeo en redes sociales, habría amenazado e insultado al juez decano de Córdoba, Miguel Ángel Pareja Vallejo.

En el vídeo, el granadino acusaba al juez de prevaricador por haber absuelto al jefe de la Policía Local de Puente Genil, Lorenzo Humánez Aguilar, acusado de mantener relaciones sexuales con una joven de 17 años. Esa sentencia fue ratificada por la Audiencia Provincial de Córdoba, después de que se resolviera un recurso de la Fiscalía en el propio juzgado. En redes sociales, Candel afirmaba que iba"a ir por una persona, pero con muy mala leche; esta persona se llama Miguel Ángel Pareja. Eres un mísero y un cobarde, y lo vas a pagar". Además, amenazaba al juez con interponer una querella contra él "por prevaricación" ya que, según él, Pareja habría "delinquido a sabiendas absolviendo al depredador Lorenzo Humanes Aguilar, el pederasta jefe de la Policía Local de Puente Genil que abusó de una menor".

El que fuera el inspirador de las marchas celebradas en varias ciudades andaluzas a finales de 2016 y que en Granada congregó hasta a 50.000 personas para reivindicar una mejora de la sanidad pública, guarda en su haber otra denuncia a la que ha tenido que enfrentarse hace solo unos días. Según relataba el mismo Candel en un vídeo el pasado día 10 de este mes a las puertas del TSJA el mismo día del juicio, el doctor Osuna, jefe de Nefrología del hospital Virgen de las Nieves le pedía más de 58.000 euros por dañar su honor, una demanda en un juicio civil por injurias y calumnias ante el juzgado número 4 de Granada, que finalmente fue suspendido, según el relato de Candel, hasta el próximo 16 de noviembre.

Dentro del mismo suceso, el doctor Osuna, tras efectuar la denuncia al médico de Urgencias, fue expedientado por el Colegio de Médicos de Granada, es decir, se le abrió una investigación interna a tenor de la gravedad de los hechos expuestos por pacientes y antiguos compañeros del nefrólogo.

Candel que comenzó su andadura judicial en octubre de 2017 cuando denunció a toda la cúpula del Sistema Andaluz de Salud por la gestión de los últimos diez años, también contó en 2017 con varios expedientes por parte del SAS a tenor de denuncias de compañeras por ataques machistas o por grabar vídeos en su horario laboral, así como con una sanción de un mes de inhabilitación por parte del Colegio de Médicos de Granada con opción a recurso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios