Política fiscal

Hacienda rechaza una significativa bajada de impuestos para 2020

  • Bravo sugiere que el contexto desaconseja una "revolución" fiscal y "descontrol" en el gasto público

  • El consejero estima que el próximo presupuesto será aprobado al inicio de diciembre

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, durante su intervención en un foro celebrado ayer en Cádiz. El consejero de Hacienda, Juan Bravo, durante su intervención en un foro celebrado ayer en Cádiz.

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, durante su intervención en un foro celebrado ayer en Cádiz. / Jesús Marín

A pesar de que los dirigentes de la Junta han reiterado en los últimos meses que aplicarían una nueva bajada de impuestos en 2020, sugiriéndose una reducción notable, el consejero de Hacienda, Juan Bravo, enfrió ayer los ánimos al anunciar en Cádiz, durante un acto sobre tributos, que el próximo año no se repetirá la "bajada masiva de impuestos" aprobada en 2019.

El rechazo a una significativa reducción de tributos resulta pues directamente proporcional a la rebaja de las expectativas para aquéllos que defienden que el dinero ha de estar en los bolsillos de los ciudadanos.

Que no haya una "revolución" fiscal y que el "control" del gasto público fuera expresamente citado por Bravo sigue a pies juntillas esa sentencia jesuítica que recomienda escasas mudanzas en tiempos de tribulaciones. Porque "no es el momento", manifestó ayer el consejero, viniendo a indicar que la incierta coyuntura económica internacional aconseja un planteamiento tributario conservador, es decir, que la variación sea mínima en los capítulos de gastos e ingresos de las próximas cuentas.

Como argumento para esta marcha atrás, el titular de Hacienda, quien señaló que los ciudadanos, en efecto, verán rebajados sus tributos, citó las indicaciones de organismos como el Banco Central Europeo y la OCDE. Bravo para justificar esta corrección técnica. "Habrá bajada de impuestos", señaló Bravo, "pero no una revolución; el gasto estará muy controlado, con medidas de eficiencia", recogió en una nota Europa Press.

Vías para reducir tributos

Diversos estudios de expertos tributarios apuntan a que, con objeto de que los servicios sociales no sufran merma, la próxima rebaja fiscal se centrará en colectivos como las familias numerosas o pequeñas y medianas empresas, la tasa de matriculaciones o una ampliación de la rebaja del impuesto de Sucesiones y Donaciones a grados de parentesco más lejanos a los actuales –descendientes, adoptados, cónyuges, ascendientes y adoptantes–.

Relacionado con lo anterior, el consejero de Hacienda informó en el foro de debate sobre tributos celebrado en Cádiz de que el proyecto de Ley del Presupuesto de 2020 será remitido a la Cámara en apenas diez días. Dado que la tramitación parlamentaria puede dilatarse entre un mes y medio y dos meses, Bravo estimó que las próximas cuentas pueden estar aprobadas en los primeros días de diciembre, a más tardar.

Negociación con Vox

Esta aprobación, como ya sucedió en el anterior Presupuesto, tendrá la dificultad de reunir el apoyo de Vox. El comienzo de las negociaciones se producirá en plena campaña electoral, un obstáculo para llegar a acuerdos entre los grupos políticos.

Bravo destacó el compromiso bianual al que llegaron PP, Cs y Vox en las cuentas precedentes y subrayó la existencia de la comisión de seguimiento entre los tres grupos, pero reconoció que, pese a que firmaron el acuerdo, "la situación a día de hoy cambia".

La urgencia de una evaluación de los compromisos adquiridos, una exigencia de Vox en los últimos meses, ha instado al Gobierno de la Junta a profundizar en las medidas resultantes de las auditorías puestas en marcha al comienzo de la legislatura en el sector instrumental –la llamada administración paralela–. Con todo, Bravo tendió además la mano a PSOE y Adelante Andalucía de los que pretende sumar iniciativas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios