Andalucía

PP y Ciudadanos pactarán primero su programa y después el Gobierno

  • Juanma Moreno y Juan Marín constatan su “voluntad de cambio” tras reunirse por primera vez

  • El acuerdo estará condicionado por el control de la Mesa del Parlamento, donde necesitan a Vox

Reunión del PP y Cs. Reunión del PP y Cs.

Reunión del PP y Cs. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 8

Lo primero que han destacado Juan Marín y Juanma Moreno en su primer encuentro tras el 2 de diciembre es que ambos tienen “voluntad de cambio” para desalojar al PSOE de San Telmo.

Tras una reunión que ha durado algo más de hora y media, los dos líderes regionales de Ciudadanos y el PP han desglosado un proceso que comenzará hoy mismo con la confección de un acuerdo programático.

La meta es la materialización de ese “Gobierno del cambio” después del reparto de consejerías y la constitución de la Mesa del Parlamento, que actualmente se vislumbra como el punto débil del acuerdo.

Después del primer encuentro oficial en la Cámara, Moreno y Marín han sido muy vehementes a la hora de acotar la negociación. Sólo PP y Ciudadanos participarán en las conversaciones que comenzaron ayer.

Y a Santiago Abascal no le parece mal. El presidente de Vox reconoció ayer que está “a la expectativa” de que fragüe el acuerdo esbozado por Marín y Moreno. Si eso ocurre, Abascal espera la llamada de populares y naranjas para abordar sus propuestas.

El papel de Vox en la Mesa

También dijo Abascal que sus doce parlamentarios no serán un obstáculo al cambio en el Gobierno de la Junta “en ningún caso”. Se entiende así la tranquilidad con la que los dos líderes andaluces del centroderecha se plantean la negociación.

“Hay una gran coincidencia programática”, ha relevado Juanma Moreno, pero para llevar a cabo esa “agenda del cambio” PP y Ciudadanos necesitan hacerse con la Presidencia de la Cámara y con una mayoría en la Mesa del Parlamento.

El control del órgano que rige el legislativo es vital para que las leyes y los decretos puedan tramitarse. Y para lograrlo, Moreno y Marín necesitan los votos del grupo que liderará Francisco Serrano.

PP y Ciudadanos suman 47 disputados, tres menos que los 50 que suman PSOE y Adelante Andalucía. La intención de populares y naranjas es hacerse con cuatro de los siete puestos de la Mesa. Eso sin contar con Vox.

Es posible que así les salgan las cuentas, pero no hay que subestimar la veteranía del PSOE en la lucha por la presidencia de la Cámara, más allá de las malas relaciones de los socialistas con Adelante Andalucía.

Un Gobierno sustentado en 47 escaños se vería en serias dificultades para aplicar su programa sin el control de la Mesa del Parlamento. Los problemas que se ha encontrado el Gobierno de Pedro Sánchez son una muestra evidente de la importancia de este reparto que, en última instancia dependerá de lo que pida Santiago Abascal, si es que pide algo.

Un grupo técnico para elaborar el programa

Sin embargo, éste es un obstáculo que Juanma Moreno y Juan Marín no quieren abordar todavía. La reunión de ayer, que se celebró precisamente en la sala donde se reúne la Mesa de la Cámara, tendrá desde hoy continuidad a nivel técnico.

PP y Ciudadanos podrán hoy en marcha un grupo de trabajo para poner en común sus propuestas. “Si nuestros programas fueran distintos yo no podría gobernar con Ciudadanos”, reconoció Moreno.

Este grupo de trabajo se encargará de decidir cuáles serán las políticas prioritarias incluidas en esa “agenda del cambio”, que es cómo el líder popular bautizó el futuro programa. En el acuerdo habrá tres áreas prioritarias: regeneración democrática, mejora de los servicios públicos y reactivación económica.

En el ámbito económico, tanto Marín como Moreno aludieron a la reforma fiscal que llevan toda la campaña anunciando, pero también a un impulso de la industria y de sectores como la agricultura con una meta muy definida:reducir el paro en la comunidad.

La reorganización de la sanidad pública y la mejora de la educación y los servicios públicos serán las prioridades en el área de los servicios públicos. En el apartado de regeneración democrática, Moreno se refirió a la “reorganización administrativa”, sobre todo entre los cargos políticos y Marín aludió a la “eliminación de privilegios”.

El equipo político se reúne el 17 de diciembre

Ciudadanos todavía no ha decidido quién será el que comande su delegación en este grupo de trabajo a nivel técnico, mientras que en el PP el coordinador será el portavoz de la directiva regional, Elías Bendodo.

El malagueño, uno de los máximos colaboradores del líder popular, se quedó fuera del equipo “más político” que en su partido está formado por el propio candidato, el secretario general estatal, Teodoro García Egea; el vicesecretario de Organización, Javier Maroto;y la número dos del PP andaluz, Dolores López. Enfrente estuvieron Juan Marín, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, y las parlamentarias Marta Bosquet y Ana Llopis.

Este equipo negociador será el que vuelva a reunirse el próximo lunes, 17 de diciembre, para repartirse el Gobierno y confeccionar el acuerdo que les permita controlar la Mesa de la Cámara a partir de la sesión constitutiva del 27 de diciembre. Ése es el plazo que tienen Juanma Moreno y Juan Marín para armar su Ejecutivo, una tarea que, aseguran, todavía no ha empezado.

Menos de 48 horas antes, su más que probable socio de gobierno, Juan Marín, confirmaba en televisión su intención de postularse para la investidura. Poco después, José Manuel Villegas restó solidez a esa candidatura.

Ayer la consigna era muy clara.“No hemos hablado de cargos”, dijo el líder regional de Ciudadanos. Después de 15 días de campaña lanzándose ofertas mutuas para ocupar la vicepresidencia del otro, Juan Marín y Juanma Moreno respondieron ayer a todo el que se lo preguntó que, en su primera reunión, no quisieron repartirse los despachos de San Telmo. “Hoy no toca”, espetó Moreno tras ser cuestionado sobre sus aspiraciones para ser el sexto presidente de la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios