El fraude del atún rojo

Petaca y Pesconil defienden su inocencia

  • Las empresas gaditanas que aparecen en el sumario de la Operación Tarantelo aseguran estar limpias

Anclas de la almadraba de Barbate junto a la sede de Petaca Chico. Anclas de la almadraba de Barbate junto a la sede de Petaca Chico.

Anclas de la almadraba de Barbate junto a la sede de Petaca Chico. / Julio González (Cádiz)

Comentarios 2

Las dos empresas gaditanas que aparecen en las diligencias de la Operación Tarantelo, Petaca y Pesconil, han defendido su absoluta inocencias y se consideran víctimas y no actuantes del fraude. La Guardia Civil procedió el pasado junio a detener a cuatro empleados de Petaca y a los dos administradores de Pesconil, los hermanos Rodríguez. La detención consistió en tomarles declaración y, a continuación, todos ellos quedaron en libertad. Según Petaca, sus empleados fueron preguntados por dos atunes vendidos en Valencia y cuya documentación se duplicó por el comprador, no por ellos. Pesconil ha emitido un comunicado en el que niega “cualquier implicación con los hechos y las circunstancias relatadas en las recientes informaciones aparecidas en relación con la denominada operación Tarantelo”. Sus administradores, los hermanos Rodríguez, pescaderos desde hace 30 años, pero cuya empresa sólo funciona, y con bastante éxito, desde 2009, se han mostrado sorprendidos e indignados por haberse insinuado que formaban parte de una organización trama o red: “Somos un mero operador del mercado del pescado y marisco”. Pesconil no tiene en el atún su principal producto -”supone una parte casi insignificante”- e insisten en que todo el que han comercializado lo han hecho “de buena fe”. Continúan diciendo que “no hemos llevado a cabo ninguna compra, venta ni cualquier otra operación económica con fondos no declarados o dinero B”. “Nuestra empresa contabiliza y declara todas sus compras y ventas, incluyendo cada una de sus operaciones en las correspondientes declaraciones tributarias a las que se encuentra sujeta”. Su representación legal, además, ha añadido a este medio que los hermanos Rodríguez ni siquiera conocen a los Fuentes personalmente. “Son proveedores suyos como muchos otros y no es posible saber si la documentación con la que llega la mercancía ha sido duplicada o no”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios