Andalucía

La izquierda española entra de nuevo en crisis y busca otro equilibrio de poderes

La líder de Sumar, Yolanda Díaz; y el coordinador federal de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, junto a Estrella Galán.

La líder de Sumar, Yolanda Díaz; y el coordinador federal de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, junto a Estrella Galán. / Rocío Ruz / Europa Press

La izquierda más allá del PSOE entra de nuevo en un periodo de crisis después de los malos resultados obtenidos en las elecciones europeas y la consecuente dimisión de Yolanda Díaz al frente de Sumar, la coalición que ha aglutinado a las fuerzas izquierdistas a excepción de Podemos. Izquierda Unida (IU), que ha calificado de "fracaso colectivo" la disgregación de los dos proyectos de cara a los comicios, mueve las primeras piezas y ha vuelto a reclamar unión para conformar un bloque de todas las fuerzas políticas a la izquierda del PSOE, incluido Podemos.

De inicio, Antonio Maíllo, nuevo coordinador federal de IU, ha pedido un equilibrio de las fuerzas, solicitando a Sumar más cuota de poder y propone que Jaume Asens, procedente de los comunes de Cataluña y quien ha entrado en la Eurocámara como número dos en la candidatura de Sumar, ofrezca su asiento en Bruselas a Manu Pineda, de IU, sin escaño finalmente por haberse presentado como nuevo cuatro en las listas. Maíllo pretende un diálogo "fraternal" entre las formaciones para que IU esté representado en el Parlamento Europeo. De lo contrario, sería la primera vez en la historia de la democracia española que IU se queda sin representación en la Eurocámara. IU y fuerzas como Compromís y Más Madrid presionan para reconfigurar los órdenes del poder dentro de la izquierda española.

Sobre este cambio de piezas, que responden a un sentido de reorganización dentro de las fuerzas izquierdistas, Maíllo pretende encontrar "fórmulas creativas" para que todos las formaciones integradas en Sumar se sientan "cómodos" en los cinco años de legislatura en Bruselas, según ha declarado en una entrevista en RNE referida por Europa Press. Las cúpulas de IU y Sumar estuvieron semanas discutiendo el orden de sus candidatos para las elecciones europeas del que resultó una lista que levantó ampollas en el seno de IU. La organización liderada ahora por Maíllo aceptó entonces a regañadientes. Las críticas a la organización de Sumar por parte de IU después de los resultados electorales han contribuido en gran medida a la dimisión de Díaz al frente de la coalición de izquierdas.

Frente a esta petición de IU, la portavoz de Compromís en el Congreso, Águeda Micó, ha rechazado que sea su formación la que ceda el asiento cosechado en las europeas y descarta también una rotación de los puestos para que la formación de Maíllo pueda tener un eurodiputado. El partido valenciano, cuyo representante ocupó el número tres en las listas, emplaza por tanto a Sumar, los comunes de Cataluña y a IU a que exploren esa posibilidad si así lo consideran adecuado.

La reedición del "frente popular" como en 1935

El candidato número cuatro de Sumar a las europeas, Manu Pineda, de IU, ha insistido en la importancia de reunir otra vez a todas las formaciones de izquierda, empezando por Podemos, cuya reciente separación del proyecto común de Sumar ha lamentado. En una entrevista concedida anoche en RTVE, pidió tender puentes a la formación morada y materializar una nueva aglutinación de fuerzas izquierdistas semejante al "Frente Popular" constituido en las Cortes Generales "en 1935", un año antes del comienzo de la Guerra Civil.

Es la misma denominación con la que pretenden presentarse las formaciones de izquierda en Francia para las elecciones legislativas que se celebran el 30 de junio y el 7 de julio. La izquierda francesa, conformada por la Francia Insumisa, los socialistas, los verdes y los comunistas, han resuelto la necesidad de presentarse como candidatura única en cada una de las circunscripciones francesas que haga frente al proyecto macronista y de la extrema derecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios