Andalucía

La oposición considera que la Junta peca de optimismo en el Presupuesto

  • Bravo defiende en la comisión de Hacienda la “prudencia” de las cuentas para 2020, con una previsión de crecimiento del PIB del 1,9%

  • PSOE y Adelante confirman la enmienda a la totalidad a la espera de que Vox desvele qué hará

Juan Bravo y Rosa Aguilar en la comisión de Hacienda del Parlamento. Juan Bravo y Rosa Aguilar en la comisión de Hacienda del Parlamento.

Juan Bravo y Rosa Aguilar en la comisión de Hacienda del Parlamento. / José Manuel Vidal / EFE

En la hora y tres cuartos que duró la comparecencia de Juan Bravo y Rogelio Velasco para presentar los Presupuestos de la Junta para 2020 había cierta disonancia entre lo que expresaban los dos consejeros y lo que se leía en los papeles. Los titulares de Hacienda –del PP– y Economía –de Ciudadanos– desgranaron unas cifras que, si se tiene en cuenta el entorno europeo, son moderadamente halagüeñas.

Una economía que crece un 1,9% del PIB en 2020 puede presumir de solidez. Pero tanto Bravo como Velasco alertaron de los riesgos a los que se enfrentará la región en los meses próximos. Por este motivo no resulta extraño que la oposición asegurase ayer que el Gobierno de la Junta peca de “optimismo” en este proyecto de cuentas.

El último consejero de Hacienda socialista, Antonio Ramírez de Arellano, afeó al Ejecutivo andaluz que haga una lectura “triunfalista” de la situación económica. “Las previsiones están alejadas de la realidad y son insostenibles”, apuntó el diputado del PSOE en la comisión de Hacienda, Energía e Industria, a la que acudió Juan Bravo para presentar las líneas maestras del proyecto de Presupuestos de la Junta para 2020.

El titular de Hacienda inauguró la cascada de comparecencias de los miembros del Consejo de Gobierno, que pasarán por el antiguo Hospital de las Cinco Llagas para desgranar los capítulos correspondientes a los distintos departamentos. Ayer les tocó el turno a Carmen Crespo, consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible; y Rocío Blanco, consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo. Pero fue Bravo quien recordó que las cuentas de 2020 ascienden a 38.539 millones de euros, un 5,6% más que las vigentes. Y van acompañadas de ese aumento del 1,9% del PIB y una previsión de creación de 60.000 puestos de trabajo.

El ritmo de reducción del paro es el mismo que el contemplado en el Presupuesto de 2019, aunque Rogelio Velasco desveló que se trata de una previsión conservadora y su opinión es que se crearán más puestos de trabajo. Con el aumento del gasto ocurre algo similar. De los 2.000 millones de euros que suma el Presupuesto de 2020 en relación con el anterior, unos 1.000 se dedican a gasto no financiero.

El montante es similar al aumento de 2019, un dato que no resulta extraño si se atiende a los números que recogen ambos proyectos. En el vigente el crecimiento previsto era del 2,1% –aunque la Junta actualizó el dato y considera que el crecimiento será del 2,3%–, frente al 1,9% del proyecto que está actualmente en tramitación.

Esa mejora de la economía tiene en cuenta, según explicaron los consejeros económicos del Gobierno andaluz, las principales amenazas internacionales a las que se enfrenta Andalucía. Velasco cifró el impacto de la crisis arancelaria en una horquilla que va de los 300 a los 600 millones. El titular de Economía explicó hace unas semanas que los efectos adversos del Brexit pueden ir de los 500 a los 1.200 millones. La combinación de ambas contingencias puede suponer un bocado económico comparable al 2% del total del Presupuesto de 2020 en el escenario más optimista y un 4,5% en el más pesimista.

A pesar de los números y del discurso del pasado viernes, Bravo defendió ayer la “coherencia” de las cuentas, que basan su carácter expansivo en el buen comportamiento de los ingresos fiscales de 2018. En esto tiene mucho que ver el aumento de las transferencias estatales confirmado también el pasado viernes por el Gobierno central.

La liquidación del sistema de financiación de 2018 reporta a Andalucía 1.466 millones, a pesar de que la comunidad se encuentra entre las peores financiadas por el modelo actual. Esto permite a la Junta gastar más dinero en sanidad y educación en un escenario complejo para la economía internacional.

Los discursos del consejero de Hacienda no han convencido a las fuerzas de izquierda en el Parlamento. A las mencionadas críticas de Ramírez de Arellano, que también calificó de “escenario irreal” el cuadro macroeconómico presentado por la Junta, se sumó ayer Adelante Andalucía. El portavoz en la materia, Guzmán Ahumada, centró sus críticas en los “recortes encubiertos” detectados por su partido en servicios sociales. “Son unos Presupuestos injustos socialmente”, sentenció el diputado malagueño.

Por su parte, el representante de Vox en la comisión, Rodrigo Alonso, aludió a determinadas partidas destinadas a financiar entidades de la conocida como administración paralela. Este es el principal caballo de batalla del socio del Gobierno andaluz, que todavía no ha descartado presentar la enmienda a la totalidad de las cuentas. Tiene hasta el jueves para decidirlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios