Presupuesto 2019 Hacienda moviliza 234 millones para pagar las nóminas del personal del SAS

  • Salud halla un déficit en el gasto para los profesionales que se tapa, entre otros, con 37 millones de otras consejerías y 15 en inversiones para centros de salud y hospitales

El consejero de Salud, Jesús Aguire, saluda al titular de Hacienda, Juan Bravo, en el Parlamento. El consejero de Salud, Jesús Aguire, saluda al titular de Hacienda, Juan Bravo, en el Parlamento.

El consejero de Salud, Jesús Aguire, saluda al titular de Hacienda, Juan Bravo, en el Parlamento. / Juan Carlos Muñoz

Es tan grande la magnitud de la administración sanitaria andaluza que entre los consultores y los expertos en salud se ha hecho común definirla como la gran ballena, el Leviatán. Los recursos que requiere una óptima atención en los hospitales y en los centros de salud públicos son enormes.

Y, por más que sus partidas aumenten año tras año, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) es un monstruo que nunca duerme, que todo lo engulle. Sin ir más lejos, la Junta se ha visto obligada a remover el Presupuesto de 2019 para destinar 234,5 millones con el fin de cubrir el déficit sobrevenido registrado en el apartado de gastos de personal del SAS.

Algo no debió calcular con tino la Dirección de Personal del SAS cuando, a falta de sólo tres meses para el cierre del ejercicio presupuestario y después de apenas dos meses de elaborar las cuentas de 2019, se hayan acumulado agujeros de 114,7 millones en atención continuada y otros 68,5 millones en gastos de personal sustituto.

Tapar los agujeros de gastos

Con objeto de tapar los boquetes, las consejerías de la Junta han disminuido sus gastos en 37,5 millones, el SAS ha reducido 15,5 millones en inversiones sanitarias y ha reubicado 181,5 millones planteados para otros gastos de plantilla. Ésa ha sido básicamente la modificación de créditos.

Los médicos y enfermeros del SAS están que trinan. Llevan meses haciéndolo. Las expectativas que despertó el consejero de Salud, Jesús Aguirre, al comienzo de la legislatura se han ido enfriando con el tiempo y la realidad del día a día, pese al incremento de contratos blandidos o los sucesivos planes de choque, ha acabado siendo implacable.

Una muestra es el enorme desfase presupuestario de 2019 que ha forzado a la Consejería de Hacienda a vigilar mensualmente las cuentas de los hospitales. Los gritos del titular de Hacienda, Juan Bravo, al conocer las verdaderas grietas de sus primeros presupuestos, se oyeron más allá del Valle del Guadalquivir, cuentan en el Parlamento andaluz.

El mismo Bravo, para defender la gestión de los gestores sanitarios, afirmó el miércoles que el desequilibrio en las cuentas del SAS se ha limitado a 53 millones. Y no le falta razón, aunque da por supuesta la reubicación de los 181,5 millones previstos en otros apartados. Menos motivos de aplausos tenía el titular de Hacienda para ufanarse, tal como señaló, que "usaría cada céntimo" disponible para "utilizarlo en sanidad".

Si así fuera, no se habrían transferido los alrededor de 11 millones aprobados inicialmente para partidas pensadas para construir y acometer obras y mejoras en los hospitales y centros de salud a los citados gastos de personal, lo que supone aproximadamente un tercio del gasto en inversiones sanitarias previstas en las cuentas. Por dar más detalles, la adquisición de equipos para los centros que atienden a drogodependientes se ha quedado a cero euros este año.

Partidas que desaparecen en las Consejerías

Aparte de lo anterior, los gastos imprevistos para abonar las guardias en hospitales y centros de salud, así como las horas al margen de la actividad ordinaria de los profesionales sanitarios, han necesitado consumir la cantidad de 53 millones correspondientes al gasto e inversiones de otras consejerías.

Según las palabras de Bravo, tales transferencias se han debido a "remanentes de otros departamentos", dineros sobrantes, se entiende, de planes que meses antes sí tuvo en cuenta el Gobierno andaluz para, por ejemplo, restaurar la comarca minera de Guadiato (Córdoba), para el plan de medidas contra la plaga de la seca del alcornoque, para las políticas de digitalización de los ayuntamientos o para impulsar actividades culturales en los dólmenes de Antequera. Todos estos apartados han quedado sin fondos en 2019.

Reunión de la Mesa Sectorial del SAS

Los sindicatos se reunieron ayer con el SAS en la Mesa Sectorial pero, según sus palabras, no salieron nada satisfechos. La directora general de Personal, Pilar Bartolomé, se limitó a mostrar los datos hasta septiembre, es decir, antes de que se llevara a efecto la modificación de los 234,5 millones del Presupuesto, y tuvo que ausentarse luego por causas de agenda sin dar más explicaciones, según aseguró el portavoz de CCOO, Jesús Cabrera.

El sindicato augura que las desviaciones presupuestarias para personal vuelvan a producirse en los próximos meses. Tampoco satisfizo la reunión al Sindicato Médico Andaluz, cuyo portavoz, Rafael Carrasco, afirmó ayer que, si las cifras aportadas por el SAS son correctas, "no se ha dimensionado adecuadamente el gasto de personal para el año completo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios