Cultura

The Cavern, el local que vio nacer a los Beatles, lucha para "sobrevivir" a la pandemia

  • El club, convertido desde hace años en una de las mayores atracciones turísticas de Liverpool, pide ayudas públicas para evitar el cierre

Un empleado en la puerta de la mítica sala de conciertos de Liverpool. Un empleado en la puerta de la mítica sala de conciertos de Liverpool.

Un empleado en la puerta de la mítica sala de conciertos de Liverpool. / D. S.

Los dueños del legendario The Cavern Club de Liverpool, el local musical donde comenzaron su carrera los Beatles, están luchando por su "supervivencia" ante la crisis del coronavirus y reclaman ayudas públicas para mantenerse a flote. El club, convertido en una de las principales atracciones turísticas de la ciudad del noroeste de Inglaterra, suele recibir a cerca de 800.000 visitantes al año. El angosto y oscuro escenario de este local vio tocar a los Beatles por primera vez en 1961, aunque por sus tablas también han pasado otras auténticas leyendas como los Rolling Stones, David Bowie y Stevie Wonder, además de mediáticas estrellas de la actualidad como la vocalista Adele.

Cuando el Reino Unido tomó medidas para evitar una mayor propagación del coronavirus, a finales del pasado marzo, The Cavern comenzó a perder unos 30.000 libras a la semana (33.110 euros), según ha asegurado a la BBC Bill Heckie, uno de los directores del local. "Lamentablemente, al cabo de cinco meses tuvimos que despedir a unas 20 personas. Y creemos que podríamos tener que despedir a otras 20 en las próximas semanas", lamentó el gestor.

"Hace algunos años tomamos la decisión de mantener en el banco tanto dinero como fuera posible por si venían días de lluvia y no nos dimos cuenta de que lo que venía era una tormenta. Así que teníamos 1,4 millones de libras en el banco, que ahora se han reducido a la mitad", explica este socio del mítico espacio, que como todos los demás de las islas británicas ha sido golpeado de lleno por la prohibición de conciertos en interiores vigente hasta el pasado sábado.

Ahora los locales dedicados a la música en directo en el Reino Unido sí pueden programar actuaciones, si bien –como ocurre en España y en tantos otros países– con medidas de prevención necesarias, pero muchas veces disuasorias, como la distancia interpersonal, lo cual también reduce forzosamente los aforos y la capacidad de recaudación de cada espectáculo.

El director de The Cavern advierte de que el local, para sobrevivir a la pandemia, va a necesitar ayudas públicas. "No quiero que paguen para que tengamos beneficios, pero al menos asegurarnos de que no perdemos dinero", dice Heckie. El alcalde de Liverpool, Joe Anderson, ha recogido el guante... a medias. "La perspectiva de perder una joya nacional como The Cavern es un escenario horrible. El Ayuntamiento de Liverpool está haciendo todo lo que puede para ayudar a nuestros locales –ha explicado Anderson–, pero no podemos llegar a todas partes debido a la presión a la que estamos sometidos, ayudando a aquellos más vulnerables de nuestras comunidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios