ÚLTIMA HORA Irán lanza un ataque contra Israel con "docenas de drones"

Deportes

Costa del Sol - Rocasa Gran Canaria: Arderius hace magia y guía a las semifinales (34-32)

  • El equipo malagueño consigue una victoria épica en la prórroga para avanzar a las semifinales con la madrileña firmando un tiempo extra memorable

  • Las fotos del partido

El Costa del Sol celebra el pase a semifinales.

El Costa del Sol celebra el pase a semifinales. / JAvier Albiñana

En el Costa del Sol ha cristalizado el espíritu de equipo campeón y, en un épico partido de cuartos de final, tras estar con pie en el precipicio en varios tramos del partido, liquidó en la prórroga al Rocasa Gran Canaria. Hace un año, las canarias habían sacado lágrimas en la final de la EHF Cup que se fue. Costó mucho sudor y algo de sangre, pero el Costa sigue siendo el vigente campeón y no quiere soltar la corona en Málaga (34-32). En una prórroga mágica de Silvia Arderius, con cuatro goles y dos asistencias para los seis goles malagueños, y con una Virginia inconmensurable en la portería, el Costa avanzó hasta las semifinales, que este sábado jugará a las 18:00 horas ante el Granollers.

Ha llegado justo el Costa del Sol al tramo final de temporada, con lesiones de jugadoras importantes, la capitana Sole López, la extremo-lateral zurda Gaby Pessoa y, de última hora, la portera internacional Merche Castellanos. Jugadoras de peso y jerarquía acostumbradas a este tipo de duelos, pero siguen las ascuas de un equipo campeón en el que brotan también nuevas personalidades.

El partido se movió en cánones de igualdad, tope de dos para el cuadro malagueño y tres para las canarias durante el grueso del partido. Dos estilos contrapuestos, más capacidad de lanzamiento exterior de las canarias, con Mbengue, Gomes y Dos Santos más la dureza de Mangué detrás y algún arrebato delante de la que fue una de las mejores jugadoras del mundo. En el Costa, Campigli ejecutaba corajuda en el pivote y Arderius intentaba crear juego desde el central. Proveía de balones, pero los porcentajes de efectividad no eran altos. El Rocasa tiene la baja de larga duración de la mítica Silvia Navarro en la portería, pero Lulú Guerra lo hizo espectacular.

Con 14-14 se llegaba al descanso después de que Virginia hubiera sacado una bola impresionante con 11-13 y en inferioridad. El partido se abrió más en la segunda mitad, con más goles y más rachas de los dos equipos. Se iba por tres el Rocasa (19-22) y volvía el Costa (22-22). Estiraban de nuevo las canarias con contraataques (22-25) y allí estaba Virginia, también con alguna parada fenomenal, para dar alguna esperanza más. El Costa fallaba alguna más de la cuenta desde los extremos, pero Sara Bravo lograba meter dos consecutivas (26-27) para ajustar a cinco minutos del final, con una exclusión rival aparejada. Virginia sacaba una pierna abajo y un caderazo para dar la oportunidad de empatar dos ataques consecutivos, pero no llegaba la igualada y se lesionaba también Estela Doiro antes de que Pizzo pusiera el 26-28 a dos minutos del final. Arderius daba la última bombona de oxígeno (27-28). A 27 segundos pedía tiempo muerto el Rocasa cuando ya asomaba el pasivo. Después de comerse una falta en ataque de Mangué, los árbitros sacaron roja a Gomes por un balonazo y decretaron siete metros que Arderius transformó en el 28-28 a falta de 11 segundos sin que el Gran Canaria pudiera montar su ataque postrero.

Prórroga, pues, con el Carpena ya enloquecido tras haber esquivado varias balas. Arderius cogió la capa de heroína a medias con Virginia, que se agigantó en la portería, con paradones e intimidando ya a las rivales también. Al ecuador de la prórroga se llegaba con tres goles de ventaja tras un rectificado espectacular de Arderius, que llevaba tres goles y una asistencia en el tiempo extra (32-29). Campigli marcaba la máxima renta del partido (33-29) tras otro pase de Arderius, pero ahí se atascaba el Costa del Sol, que recibía un parcial de 0-3 con varios paradones de Lulú Guerra y corriendo para recortar a un gol a falta de dos minutos antes de que Arderius se sacara una finta y un tiro a la escuadra para liquidar la resistencia rival (34-32) y en el siguiente ataque guardarse la bola como una prestidigitadora para llevar hasta las semifinales al Costa del Sol. Euforia y alegría, pero sin tiempo para celebrar. Queda faena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios