Deportes

Ferrari apunta a Rojas

  • El corredor del Movistar admite contantos con su hijo, pero "sólo para entrenamientos"

La Unión Ciclista Internacional (UCI) no se quiere mantener al margen de las nuevas revelaciones sobre la trama de dopaje que agita a Italia y que tiene de nuevo como protagonista al inhabilitado doctor Michele Ferrari.

Tras conocerse la presunta relación de Ferrari con el Astana y su dirección en la trama de dopaje que denuncia La Gazzetta dello Sport y que incluye a 150 deportistas, entre ellos 90 ciclistas, el presidente de la UCI, Brian Cookson, solicitó a las autoridades transalpinas el acceso a la documentación del Juzgado de Padua, encargado de instruir el caso.

Uno de los corredores señalados es el español del Movistar José Joaquín Rojas. El esprínter de 29 años, aparece en la documentación bajo la clave de Rosillas cuando estaba en el Caisse D'Epargne. Otros nombres que aparecen publicados son los de los italianos Giovanni Visconti; Michele Scarponi, uno de los hombres de confianza de Vincenzo Nibali en el Astana; el ruso Denis Menchov y el kazajo Alexander Vinokurov, director del Astana. Rojas admitió que intercambió correos con Ferrari hijo, "únicamente sobre entrenamientos". "Todo lo demás son rumores sin fundamento", explicó en su cuenta de Twitter.

La UCI quiere estudiar estas revelaciones sobre Ferrari, inhabilitado de por vida por el Comité Olímpico Italiano (CONI) y la Agencia Estadounidense Antidopaje (Usada) tras el caso Armstrong, y sus vínculos con el Astana, el equipo de Nibali, ganador del último Tour, antes de pronunciarse sobre si se debe emitir la licencia para la formación en 2015. "Consideramos los documentos de gran interés y por eso hemos pedido al CONI que los comparta con nosotros", señala Cookson, que quiere evitar una situación como la que vivió el Katusha en 2012, cuando fue excluido del World Tour y más tarde reintegrado por el TAS tras presentar un recurso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios