Golf | Andalucía Costa del Sol Open de España Azahara en su jardín

  • La sampedreña intenta ganar por tercer año consecutivo el título en casa

  • Noemí Jiménez y Laura Cabanillas, las otras malagueñas en el evento

  • Focos para Georgia Hall

Azahara Muñoz, antes del inicio del Andalucía Costa del Sol Open de España. Azahara Muñoz, antes del inicio del Andalucía Costa del Sol Open de España.

Azahara Muñoz, antes del inicio del Andalucía Costa del Sol Open de España. / RFEG

La Quinta Golf & Country Club es el escenario del Andalucía Costa del Sol Open de España. En Benahavís, cerca de su natal San Pedro de Alcántara y de Guadalmina, el club donde se enamoró de los palos, Azahara Muñoz busca el título por tercera edición consecutiva. Viene enchufada, en plena efervescencia competitiva, en su séptima semana seguida de juego. Y se siente fuerte. “Me encantaría ganar este torneo por tercera vez consecutiva, pero es un sueño que no me obsesiona”, afirma en la víspera de un torneo que se extiende desde hoy y hasta el próximo domingo.

Su Open de España, el que ha ganado en las dos últimas ediciones, es una gran motivación para Azahara en un año complicado, en el que reveló que padecía la enfermedad de Hashimoto, un problema crónico de tiroides con el que lidia mientras compite. 16 golfistas españolas, en total, toman parte en un torneo con buena parte de la élite continental, como la última ganadora del Open Británico, la inglesa Georgia Hall, que lidera la Orden de Mérito europeo, su compatriota Laura Davies y otros grandes nombres como la escocesa Catriona Matthews, Trish Johnson, la americana Beth Allen o la holandesa Anne Van Dam.

Azahara Muñoz no es la única malagueña en liza. También figuran Laura Cabanillas y la pujante Noemí Jiménez, que este año también ha probado las mieles del éxito con el triunfo en mayo en el Open de Suiza.“Hay muy buen nivel y eso es bueno para el torneo. Comparto partida con Georgia Hall, una jugadora a la que conozco muy bien. Será un buen duelo”, decía Azahara, que comparte focos con la golfista inglesa.

Cuenta la sampedreña con el factor cancha a favor. “Me encanta jugar bien siempre, pero en casa mucho más, claro. Tengo muchas ganas de hacerlo bien y de repetir los triunfos de las dos últimas ediciones. No me obsesiona el hecho de ganar, prefiero ir golpe a golpe, entre otras cosas porque ganar no siempre depende de una. Puedes hacer un torneo magnífico y que otra golfista lo haga aún mejor”, contextualiza la actual número 59 del mundo. Pelea por volver a las 20 primeras, lugar en el que estuvo años atrás con frecuencia.

“Seguro que recibiré muchos mensajes de apoyo. Es precioso sentir el calor de la gente. Más que animarme, me ayuda el que me hagan hacer cosas para desconectar, salir un poco de la rutina. Estar en casa es una ayuda, ya que duermes en tu cama y no tienes que andar todo el día cenando de restaurantes y buffets”, celebra Azahara, que no siente la presión de actuar ante su gente: “Siempre he jugado bien en España. Soy una jugadora que no se rinde nunca, pero en casa mucho menos. Saco la garra y doy un extra de mí misma”.

Es inevitable mirar al cielo con las circunstancias meteorológicas que rodean al torneo. “Va a ser igual para todas. Prefiero no mirar mucho si va a llover o no. Puede influir, claro, pero nunca se sabe si es mejor jugar antes o después. No me importa jugar con lluvia, me molesta mucho más el frío. En cualquier caso, habrá que adaptarse”, analizaba Azahara, que habla del campo en el que se desarrollará el evento: “Lo jugué siendo muy pequeña, pero no lo recordaba bien. Me gusta este tipo de campos bien definidos. Los segundos golpes serán muy importantes en un recorrido que tiene los greenes pequeños y con desnivel. Hay que jugarlos bien, no permite fallos, un buen test para todas. Por eso no se van a hacer pocas, así que yo firmaba el -8 con el que se ganó en 2011”.

Sobre el desarrollo de su temporada, Azahara confesó que “estoy bastante contenta, aunque una siempre quiere más. A mitad de año tuve un bajón, sobre todo en los dos majors intermedios, pero en líneas generales he jugado bien y he estado arriba. El año pasado fue el peor como profesional y ahora la situación es muy distinta, pegándole muy bien a la bola y con ganas”, concluye Azahara, que juega en su jardín este fin de semana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios