Atletismo

Ouassim Oumaiz redondea una fiesta en Nerja

  • El atletismo español vuelve a lo grande en tierras nerjeñas con el triunfo del ídolo local en los 5.000 metros con mejor marca personal (13.31.45)

Ouassim Oumaiz, durante la carrera, con Carro y Jiménez detrás. Ouassim Oumaiz, durante la carrera, con Carro y Jiménez detrás.

Ouassim Oumaiz, durante la carrera, con Carro y Jiménez detrás. / FAA

Los ojos del atletismo español se posaron en el tartán azul de Nerja. El Desafío Nerja 2020, patrocinado por los restaurantes El Pulguilla y Ayo, empresarios locales ligados al atletismo, fue la primera reunión en suelo español tras la pandemia. Un éxito atribuible a Nerja, tierra de atletas, con el respaldo de la Federación Andaluza y las instituciones. 350 espectadores, el máximo permitido por la distancia social, se dieron cita en las pistas Enrique López Cuenca. Fue también la prueba una probeta para la Federación España. Su presidente, Raúl Chapado, estuvo presente in situ y tomó nota de cómo se ejecutaban los protocolos. Será muy válida la experiencia para los Campeonatos de España que se pretenden celebrar en Madrid en septiembre.

Y, como no podía ser de otra forma, la figura de la reunión fue Ouassim Oumaiz. Un talento con poco par en el atletismo español que es justamente de Nerja. Con la emblemática elástica celeste de su club ofreció un recital y provocó el delirio entre los asistentes a la reunión. Trituró su mejor marca personal sobre la distancia, que por circunstancias era de 2017 y era de 14.56.19. Hizo un registro de 13:31.45, ya élite absoluta española. La mínima olímpica en la distancia fijada para los frustrados Juegos de Tokio era 13:13.50. En unas circunstancias de mejor preparación y más rodaje no parece ya una locura. Ya ese récord español sub 23 que batió en los 3.000 metros en pista cubierta avisaba de que, aunque había brillado más en el cross que en el tartán por las lesiones, estaba en onda. De hecho, es la séptima mejor marca sub 23 de la historia del atletismo español. Delante de él, Yusef El Nasri, Alejandro Gómez, Fernando Cerrada, Abel Antón, Jorge García y Alemayehu Bezabeh.

Ouassim venció en una carrera en la que las liebres cumplieron para estar en la franja entre 13:30 y 13:40. Se quedó un grupo de tres de gran élite del atletismo nacional, como Fernando Carro, Sergio Jiménez y Ouassim Oumaiz. Carro llevó el peso, con alguna incursión de los otros dos. Ouassim cambió a falta de 300 metros y ya se convirtió en un duelo entre él y Carro, con el malagueño imponiéndose en un final apretadísimo y con una gran marca en el contexto. Carro hizo 13:32.11 y Jiménez, 13:33.69. Sin duda, un buen presagio para lo que resta de temporada para Oumaiz, que acredita estar a tiro de mínima olímpica para el año que viene.

En los 400 metros venció la granadina Laura Bueno, del Valencia Club de Atletismo. Una campeona de España que ha pasado años complicados de lesiones y que volvía con un triunfo con una marca de 55.11, por delante de Herminia Parra (58.56) y la malagueña Laura Aguilera, del Club Atletismo Dólmenes (58.96). También compitieron dos atletas del Cueva de Nerja (Sophia Fernández y Sandra Díaz).

En los 1.500 metros, la prueba fetiche del atletismo español, aunque algo falto de figuras internacionales últimamente, ganó el granadino Ignacio Fontes, campeón de Europa sub 23 el año pasado. Hizo una marca muy respetable para el momento en el que se está, sin competición en meses y tras la pandemia, de 3:40.78. Detrás llegó Mohamed Katir (3:42.08), Raul Celada (3:42.41) y todo un subcampeón continental absoluto como Kevin López (3.45.78). El atleta sevillano ya ha completado su transición del 800 al 1.500. En categoría femenina, Lucía Rodríguez se impuso con un tiempo de 4:17.49, seguida de Miriam Costa (4:25.47) y Clara Viñaras (4:27.15). Corrió la malagueña Ana Carvajal, triatleta de alto nivel que se animó en esta reunión. Por último, en la prueba de longitud, se impusieron Leticia Gil (5.89 metros) y Daniel Solís (7.29 metros).

El presidente de la Federación Española, Raúl Chapado, hacía una valoración de lo que sucedió en suelo nerjeño. "Es un momento emocionante, es un año duro para la familia del atletismo, para la sociedad española. Ver a los atletas competir te pone la carne de gallina. Estamos viendo cómo funcionan los protocolos, servirá de experiencia. Felicito a todas las autoridades y a Nerja por el gran trabajo. Los atletas salen a competir con muchas ganas, como niños pequeños. El atletismo está de vuelta y es una gran noticia para nosotros. Hay un control de temperatura, flujo de entrada y salida, distancia social, control de los atletas... No habíamos puesto en marcha el protocolo. Si hay que corregir, corregiremos. Es clave este trabajo conjunto porque son circunstancias extraordinarias. Hubo 350 espectadores, el máximo, un plantel de atletas subcampeones de Europa, campeones de España y de Europa en categorías inferiores, el ídolo local Ouassim Oumaiz... Ha sido emotivo", decía Raúl Chapado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios