Balonmano

El Trops Málaga prolonga su buena racha y confirma sus aspiraciones de ascenso a la Asobal

  • El equipo malagueño venció al San Pablo Burgos por 32-27 en un partido trepidante que los locales controlaron en la segunda parte

Melgar lanza a portería.

Melgar lanza a portería. / Emilio Duarte

El sueño de la Asobal está cada vez más cerca para el Trops Málaga, que prolonga su buena racha de resultados y sigue en la pelea por acabar el ‘play-off’ entre los tres primeros. El equipo malacitano necesitaba ganar su compromiso para confirmar sus aspiraciones de ascenso y lo hizo, ante el San Pablo Burgos, al que superó por 32-27, en un partido vibrante, disputado en el pabellón del Colegio Los Olivos, que se decidió en la segunda parte. Con este triunfo, el Trops se coloca en puestos de promoción –jugaría ante el antepenúltimo clasificado de la Asobal–, aunque el Atlético Novás, que iguala en puntos, tiene que jugar la semana que viene en la cancha del Caserío Ciudad Real su partido aplazado de este domingo –la Real Federación Española de Balonmano ha admitido el aplazamiento solicitado por el club manchego por la ausencia de su entrenador, Santi Urdiales, que forma parte del cuerpo técnico de los Hispanos Promesas–, y ya está a solo tres punto del Nava, el segundo en la tabla clasificatoria y en posición de ascenso directo.

La próxima semana no habrá liga en la División de Honor Plata. Por tanto, el equipo que entrena Quino Soler no regresará a la pista hasta el sábado 6 de mayo, que lo volverá a hacer en casa, a partir de las cinco de la tarde, ante el Valinox Novás, lo que supondrá la apertura de la segunda vuelta. El encuentro, muy disputado, arrancó loco, con el San Pablo Burgos haciendo gala de un juego rápido, que le interesaba, y con el Trops siguiéndole el ritmo. La escuadra visitante imponía una velocidad tan alta que encajaba un gol y de inmediato llegaba su réplica. No había tiempo de respiro. Había mucho físico en el 40x20 y, también, una igualdad absoluta. Fruto de esta intensidad, los ataques se estaban imponiendo claramente a las defensas en un duelo trepidante y atractivo para el espectador por el número de dianas. El Trops no estaba mostrándose tan sólido atrás como en partidos anteriores, pero sí estaba acertado de cara a la portería contraria. El ecuador de la primera parte se llegó con el resultado de 8-9 para el cuadro burgalés, que, aunque el equilibrio era la constante durante todo este tiempo, es cierto que los rojillos casi siempre golpeaban primero. En cambio, alcanzado el 25:28, Palomeque puso el 15-14 desde el extremo derecho. Con este gol del malagueño, el Trops se ponía por primera vez por delante en el marcador.

Desde entonces, se intercambiaron los papeles y ahora eran los blanquiazules los que jugaban con ventaja en el electrónico. Sin embargo, cuando parecía que se llegaría al descanso con la victoria por la mínima del Trops (18-17), Lander Simon puso el gol del empate (18-18) a falta de once segundos para la conclusión. Reanudado el juego, tras el paso por vestuarios, la igualdad continuó, aunque el ritmo ya no era tan trepidante como en el primer acto. De hecho, el Trops inauguró el marcador del segundo tiempo, por medio de Leonel, y hasta casi siete minutos después no llegó la respuesta del Burgos. El cuadro malagueño pudo, por fin, irse del marcador, merced a un parcial de 2-0, con goles también del lateral Leonel, que ponía el electrónico del pabellón del colegio Los Olivos en 21-19. Pero poco duró la alegría local, ya que el San Pablo Burgos consiguió empatar de nuevo (22-22) a los diez minutos de juego. La expectación era máxima. El Trops estaba teniendo más problemas de lo previsto, dado que el cuadro burgalés, lejos de la zona alta de la clasificación, quería la victoria a toda costa para agotar sus últimas opciones de ascenso. Sin embargo, el equilibrio se volvió a romper en el 14:30, cuando los pupilos de Quino Soler, con más fondo de armario, se fueron nuevamente de dos (24-22) segundos antes de alcanzarse el minuto 15:00. Esta ventaja de dos goles se mantuvo durante varios minutos. Eso sí, el todoterreno Alberto Castro cogió los galones y propició la escapada malagueña, al abrir la brecha aún más (29-24) a falta de seis minutos para el final y con la defensa mucho más cerrada que en la primera parte. El San Pablo Burgos ya no tenía la frescura del comienzo y al Trops se le veía con ganas de sentenciar el partido de la mejor manera posible, como fue goleando a un duro adversario, como lo fue el San Pablo Burgos, al que superó por 32-27.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios