Deportes

Los contratos están redactados y sólo falta el plácet definitivo

  • Ayer finalizaron las reuniones y se pasó al escenario en el que los asesores explican a Fernando Sanz y a Abdullah Bin Nasser Al-Thani sus entresijos · Cualquier traba que surja puede echar al traste la operación

La negociación por la venta del Málaga está al fin dando sus coletazos definitivos. La reunión que se produjo el pasado miércoles, y de la que informó este periódico, concluyó a altas horas de la noche y tuvo que posponerse a ayer. Cumpliendo con los objetivos prefijados, aunque ya con menos personal, se terminó de dar el cuerpo a la negociación y se finiquitaron los compromisos del acuerdo de compra-venta.

Con los contratos en su poder, los asesores legales de las dos partes que están negociando -Garrigues, en nombre de Fernando Sanz, y Clifford Chance y KPMG, por Abdullah Bin Nasser Al-Thani- avanzaron al siguiente escenario: analizar los documentos listos para rubricar punto por punto y lo que conllevan con sus clientes. En cuanto conluyan esto, y si no hay inconvenientes, el siguiente paso sería poner fecha a la firma.

Pero, aunque todo parece tener un desenlace cercano y estar bien encaminado para que Bin Nasser sea el nuevo propietario del Málaga, tampoco se puede descartar que la negociación no llegue a buen puerto. Aunque pueda parecer extraño, fuentes de la negociación aseguraron ayer a este medio que cualquier traba que surja durante el análisis de los contratos, ya sea por parte de Sanz o del jeque qatarí, echaría definitivamente al traste la operación. Las fuentes, incluso, aseguraron que, si se llega a ese extremo, no habría posibilidad de retomarla.

De todas maneras, tampoco se puede descartar que hoy mismo se diera el plácet definitivo a la operación por ambas partes. Es más, la posibilidad de que hoy se procediera a la firma es algo que ayer se comentaba entre el tejido empresarial de la ciudad y a lo que Fernando Sanz declinó responder a este medio cuando se le cuestionó al respecto.

Con todo muy avanzado, y sin querer ninguna de las parts que se sufran más demoras, sólo queda esperar a que Fernando Sanz o Abdullah Bin Nasser Al-Thani decidan hacerlo público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios