BALONMANO PLAYA

La lucha del balonmano playa

  • El Ciudad de Málaga, que logró revalidar el título en el Campeonato de España celebrado en Murcia hace un mes, compite en una modalidad que sobrevive gracias al impulso de sus propias instituciones

Comentarios 4

A la sombra de otros deportes veraniegos como el voley y el fútbol playa, el balonmano playa lleva más de diez años desarrollándose por las arenas del litoral español. En esta lucha, la Asociación Española de Balonmano Playa (ASEBAP) trabaja para conseguir más realce como actividad deportiva. Hasta ahora, su mayor logro ha sido desarrollar un circuito competitivo como es el Tour Nacional y el Campeonato de España, la guinda del periodo estival, en el cual el Ciudad de Málaga se proclamó campeón hace un mes por segunda ocasión consecutiva.

En lo que respecta al Tour, que ha alcanzado su decimoprimera edición, el equipo costasoleño finalizó en el cuarto lugar del ranking 2009. Con este resultado y el título de campeón español que se adjudicó en Alicante el año pasado, el Ciudad de Málaga pertenecía a la terna de candidatos a revalidar el Nacional que se celebró en la localidad murciana de Los Alcázares entre el 31 de julio y el 2 de agosto.

El torneo se caracterizó por la enorme igualdad de sus participantes, tanto es así que en la propia fase de grupos el conjunto malagueño cayó derrotado en uno de los partidos, teniendo que cruzarse así en octavos con el complicado Alcalá. "Cuando nos tocaron los campeones del Tour en el sorteo nos llevamos un chasco. Pero en el partido conseguimos forzar la prórroga y nuestro portero Manuel Fernández nos dio la victoria en la muerte súbita", comenta entusiasmado el presidente del club malagueño, Eduardo Arias, que insiste en la importancia de Fernández, galardonado como mejor portero y "en la órbita de la selección española".

Ciudad de Málaga y Calella fueron quienes llegaron a la final, dos equipos garantía de buen espectáculo que no defraudaron. El conjunto barcelonés se convirtió en la sorpresa del torneo dejando en la cuneta al Barbate, subcampeón europeo y uno de los principales favoritos. Una vez más, la suerte y Fernández se aliaron en la prórroga para llevar el título de campeón de España a la Costa del Sol.

Estos deportistas, pertenecientes a las categorías provinciales y territoriales del balonmano en pista, toman este triunfo como un espaldarazo a su esfuerzo. "Decidimos tomarnos el playa más en serio y adaptamos incluso un campo de fútbol playa en Guadalmar para entrenar, para conseguir así pulir defectos", relata Arias, que señala la importancia de entrenar en la arena como la clave para competir mejor. En cuanto a patrocinadores, Arias no pierde la esperanza de encontrar alguno que se implique con su deporte, aunque son las acciones propias, como los sorteos de navidad, las que han pagado la inscripción al circuito. Continúa así la lucha del balonmano playa, en la que el Ciudad de Málaga compite con la sonrisa que da un título.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios