Resultado y crónica del Rincón Fertilidad Málaga-Lokomotiv Zagreb Soberbio Rincón, que deja con vida al Lokomotiv (32-28)

  • El equipo malagueño tiene la oportunidad de dejar la final encarrilada en un triunfo sólido sobre las croatas

Las jugadoras del Rincón Fertilidad Málaga se felicitan.

Las jugadoras del Rincón Fertilidad Málaga se felicitan. / álvaro cabrera

El Rincón Fertilidad Málaga mordió primero en la final de la EHF European Cup. Soberbio partido del equipo malagueño, que pasó muy por encima del temido Lokomotiv Zagreb (32-28). Hubo momentos donde se pudo dejar la eliminatoria sellada, pero las croatas sobrevivieron y, aunque con alguna cicatriz, se mantuvieron en pie para poder luchar por el título en la vuelta. Es el regusto amargo que queda después de una tarde fabulosa en Ciudad Jardín. Una nueva muestra de competitividad de las de Suso Gallardo, que se crecen en los días grandes. Tendrán que pelear en la capital de Croacia en siete días por un trofeo de especial distinción. Ya demostraron que balonmano les sobra. 

Tremendo arranque partido del Rincón, que construyó un muro sobre la portería de Merche Castellanos. Tejió una telaraña donde se estrellaban una y otra vez las croatas, que precisamente brillan en la parcela ofensiva. Encajó dos goles en poco más de 10 minutos, lo que da alcance del nivel que se estaba dando atrás. Era la llave para llegar con vida a la vuelta. Era el plan de partido y se seguía a rajatabla. En ataque volaban las malagueñas con las gemelas López, Espe y Sole. Había buenas rentas para las locales (6-2, 7-3). Pero, como era lógico, el Lokomotiv volvió. Y apretó hasta el 7-6. 

No se vino abajo el Rincón, consciente de que había que sufrir en el 40x20. Que habría que remar, que una final es mucho cuestión de supervivencia. Y ahí cogió el toro por los cuernos Silvia Arderius. La madrileña se adueñó del duelo y comenzó a exhibir catálogo de pases. Brillaba también la internacional Larissa Kalaus, que dejaba goles de bella factura. Las croatas habían subido el nivel físico y tenía un impacto directo en el choque. Aguantaba en pie el conjunto malagueño desde los siete metros. Las visitantes no conseguían neutralizar los pases de Arderius, que veía repartía y repartía sin cesar. Sara Bravo aprovechaba las penas máximas para anotar cuatro goles y mantener una renta importante al descanso (14-11). 

Estaba bien el Rincón, que se subió a lomos de Arderius de nuevo, que tenía esa marcha extra. Dos goles suyos seguían inflando el colchón y daban cierta tranquilidad tras la salida de vestuarios (16-12). Se sentía incompetente el Lokomotiv Zagreb, que tenía que parar el partido porque era arrollado. Era Sara Bravo, que terminó con siete tantos y un acierto descomunal, la que por partida doble ponía una renta interesante (21-16). Y aparecieron dos jugadores de un calibre superior, Kalaus y Gravic. Su poderío físico les hacía estar un peldaño por encima y era su momento. Ambas comprimían hasta el 24-21 y ahora era Suso Gallardo el que pedía tiempo muerto. 

Reactivó idas el equipo malagueño y cogió velocidad de crucero para completar un tramo impresionante. El nivel de juego era supremo, balonmano de alta escuela. El volante se lo dividían Estela Doiro y Silvia Arderius, que causaban estragos en la defensa croata. En portería brillaba Virginia Fernández, que le había cogido el testigo a Castellanos. La gallega y la madrileña eran imparables, encontraban vías de agua por donde les placía. Arderius, cayéndose al contraataque y en vaselina, ponía una diferencia muy importante (29-22). Y de ahí al final se jugó media final. Como suele darse, el Lokomotiv demostró ese carácter competitivo balcánico para seguir con constantes vitales para el duelo definitivo. 

Larissa Kalaus, que terminaría con 11 goles, emergió para ser decisiva. A segundos del final en una jugada dantesca el Rincón perdía el balón y la estrella croata sobre la bocina ponía el 32-28. La tremenda alegría por la victoria no esconde un sabor agridulce porque el agujero podría haber sido mucho mayor. El título europeo ya está a 60 minutos. El Rincón Fertilidad tendrá que defender cuatro goles con uñas y dientes en Zagreb el próximo sábado. Está un paso más cerca. 

Estadísticas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios