¡a mis brazos, septiembre!

Tras la exuberancia y el trajín a los que llamamos descanso, llega el mes del enfriamiento y los buenos propósitosLos desembolsos del veraneo son puro gasto; los del mes entrante, inversión.