Elecciones municipales Málaga 2019 Las aldeas galas en las que siempre ganan el PSOE y el PP

  • En Cañete la Real, Parauta y Viñuela el PSOE ha vencido en todas las elecciones desde 1979 y el PP en Comares

  • Los ciudadanos de 61 municipios de la provincia, el 60% del total, han dado la victoria al mismo partido en las tres últimas elecciones

Vista de Cañete la Real. Vista de Cañete la Real.

Vista de Cañete la Real.

En Cañete la Real, Comares, Parauta y Viñuela siempre ha ganado el mismo partido político desde las primeras elecciones municipales democráticas en 1979, por lo que el resto de formaciones que se presentan pueden olvidarse de, al menos, obtener la victoria. Los habitantes de Cañete la Real y Viñuela han depositado su mayor confianza en el PSOE de manera ininterrumpida en los últimos 40 años, mientras que en Parauta ocurre el mismo fenómeno con la particularidad de que en 1979 el partido ganador fue el PCE, pero hay que tener en cuenta que solo se presentó en ese municipio el partido comunista y UCD, por lo que la preferencia fue la izquierda. Ese trío de localidades son las grandes aldeas galas del PSOE en la provincia de Málaga, a la que habría que sumarle en cuarta posición Genalguacil, que siempre ha votado socialista salvo en los comicios de 1979 en el que la fuerza más votada fue el partido local independiente IG. En el quinto y sexto lugar de la fidelidad al socialismo están Pujerra y Fuente de Piedra, donde ha ganado el PSOE de forma constante desde 1987.

La fidelidad a la derecha no ha sido tan alta desde un punto de vista histórico, aunque sí ha habido localidades con mucho éxito de los populares en las dos últimas décadas. El municipio 100% del PP en la provincia malagueña es Comares. Ganó la UCD en 1979 –fue el partido de centroderecha al que se podía votar en esta localidad frente a uno local, el PSOE y el PCE–, en 1983 y 1987 la fuerza más apoyada fue Alianza Popular –el anterior nombre del PP– y a partir de 1991 siempre ha resultado victorioso el PP. En las elecciones de este pasado domingo obtuvo la mayoría absoluta con seis concejales frente a tres del PSOE. Otro municipio que siempre ha sido fiel al PP es Torremolinos, con la salvedad de que pertenecía a Málaga capital en los comicios de 1979, 1983 y 1987 –obtuvo la independencia en 1988– por lo que la primera victoria popular fue en las elecciones municipales de 1991.

En los últimos años han irrumpido varios partidos nuevos como Ciudadanos, Podemos o Vox, así como muchos independientes locales. Se habla de fragmentación y así se puede comprobar en el Congreso de los Diputados –en el que hay numerosos partidos de todo tipo de ideologías y con dificultad para llegar a acuerdos– o en la Junta de Andalucía, donde ha sido necesario un pacto entre tres partidos para poder gobernar. En los pueblos, sin embargo, importa más la persona que las siglas.

Este diario ha podido comprobar que en 61 municipios de la provincia, es decir, el 60% de las localidades, ha ganado el mismo partido en las tres últimas elecciones: 2011, 2015 y 2019. Solo ha habido pequeños matices, como en el caso de Alameda en el que en 2019 ha triunfado Adelante –la confluencia de IU y Podemos– e IU en solitario lo hizo en 2015, 2011 y 2007. En 2003 había ganado el ya desaparecido Partido Andalucista. En Monda ha ocurrido lo mismo. El domingo la fuerza más votada fue Adelante y en las dos anteriores elecciones fue IU.

Una vez conocida esa fidelidad desde 2011, en este reportaje hemos querido seguir mirando atrás y ver cuál ha sido el comportamiento de los votantes, es decir, cuándo fue el punto de inflexión en el que cambiaron de un partido a otro. En Málaga capital, por ejemplo, ese punto de inflexión se produjo en 1995 con la llegada de Celia Villalobos ya que en los anteriores comicios ganó el socialista Pedro Aparicio. En Marbella la historia es también más que conocida. El PP ha encadenado cuatro victorias consecutivas en las elecciones –desde 2007–, pero en 2003 el ganador fue el GIL, de pésimo recuerdo para los ciudadanos y las arcas marbellíes. Jesús Gil, en plenitud de su imagen tras llevar años saliendo en televisiones nacionales casi a diario, se llevó 21.978 votos en aquel mes de mayo de 2003, el 47% del total.

Vista de Comares, un bastión del PP desde 1979. Vista de Comares, un bastión del PP desde 1979.

Vista de Comares, un bastión del PP desde 1979.

Otro clásico del PP es Alhaurín de la Torre, que vence de manera constante desde hace 20 años con Joaquín Villanova como referente. En 1995 venció el partido local independiente Asiat. En Nerja el PP se ha hecho con la victoria –aunque no siempre con la alcaldía como se demostró en esta pasada legislatura– desde 1995, lo mismo que ocurre en Rincón de la Victoria. Es curioso porque sus historias son bastante paralelas, siendo el último partido que ganó antes de la avalancha histórica del PP el PSOE. Dentro de la Axarquía, Vélez Málaga es otro feudo del PP –aquí el último alcalde ha sido también socialista y en la próxima legislatura dependerá de un partido independiente de Torre del Mar– aunque desde hace menos tiempo. Los candidatos populares han sido los más votados en la localidad veleña desde 2007. En Mijas pasa exactamente igual y, curiosamente, el último alcalde tampoco ha sido del PP sino, en este caso, de Ciudadanos.

La presencia del PSOE en los ayuntamientos de municipios de interior es históricamente amplia y a ello han contribuido, además de los municipios mencionados anteriormente, localidades como Periana y Almogía –donde el PSOE vence desde 1991–, Cártama o Colmenar.

Los nuevos partidos van a tener que trabajar mucho para acabar con estas aldeas galas del PSOE y PP, donde el resto de papeletas parece que casi no están bien vistas en las urnas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios