Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

España

El PSOE pasa revista y se asegura la elección de Sánchez con el 'colchón' de Bildu

  • Todos los diputados socialistas pasan la noche en Madrid ante la ajustada votación de investidura de este martes

Pedro Sánchez, este domingo en el Congreso, junto a Carmen Calvo. Pedro Sánchez, este domingo en el Congreso, junto a Carmen Calvo.

Pedro Sánchez, este domingo en el Congreso, junto a Carmen Calvo. / Mariscal/EFE

El pleno del Congreso de los Diputados se vuelve a reunir al mediodía de este martes para la elección del socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Ante lo ajustado de la votación -sólo hay dos votos de diferencia a su favor-, los partidarios del sí están tomando todo tipo de preocupaciones. Algunas inusuales, como la obligación de que todos los diputados pasen la noche en Madrid para que no haya sorpresas. No obstante, la elección está asegurada, porque Bildu e, incluso, ERC podrían cambiar sus abstenciones por unos síes si faltasen parlamentarios o hubiera algún giro de última hora.

El diputado de Bildu Jon Iñárritu ha explicado en la mañana de esta domingo a la radio autonómica catalana que hay "un plan anti tamayazo" por parte de su formación, de modo que podrían cambiar sus abstenciones por votos positivos. Sólo eso bastaría para terminar de consolidar la balanza en el lado de Sánchez. Fuentes socialistas han explicado que lo mismo podría ocurrir con ERC. 

Si todo sale como han anunciado los partidos, Sánchez obtendrá 167 síes frente a 165 noes, pero cuenta con el colchón de las 18 abstenciones de los independentistas catalanes y vascos. Para salir elegido este martes, el candidato sólo necesita una mayoría simple. En realidad, el riesgo de lo que se llama un tamayazo no es tan grave, ya que si no saliese elegido, la votación se repetiría más adelante. Para que Sánchez no obtuviera el respaldo de la Cámara, tendría que darse un cambio de opinión serio y fundamentado en las filas de la izquierda y que se mantuviese en el tiempo.

En el caso de la elección del presidente de la comunidad de Madrid en junio de 2003, hubo dos diputados socialistas, entre ellos Eduardo Tamayo, que se ausentaron de la votación y que sostuvieron que ya no votarían en adelante por el candidato de su partido, Rafael Simancas. El Parlamento, en esos momentos, sólo contaba con tres fuerzas, de ahí que sus votos no tuviesen alternativa. Las elecciones autonómicas se tuvieron que repetir y, entonces, ganó la popular Esperanza Aguirre. 

Presiones y amenazas

¿Por qué, por tanto, se considera que hay riesgo? Muchos diputados socialistas están denunciando presiones para que cambien el sentido del voto, algunos van a presentar denuncias por insultos y amenazas, y el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, explicó desde la misma tribuna que en su pueblo se habían realizado pintadas en su contra. El socialista José Luis Aceves, diputado por Segovia, ha puesto la información en manos de la Policía. Fue la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, quien llamó a que dos o tres "valientes" realizasen un "voto patriótico" para que Sánchez no saliese elegido presidente con el apoyo de los partidos nacionalistas e independentistas. Arrimadas se equivocó en sus cálculos, ya que no sólo bastan dos o tres votos, el socialista cuenta con el colchón de las 18 abstenciones de ERC y Bildu. Tampoco llamó Arrimadas al tamayazo, que se hizo bajo la sombra de la corrupción, sino a un cambio argumentado y transparente.

El único gran partido que ha cambiado el sentido del voto ante la elección de un presidente contrincante fue, precisamente, el PSOE ante una de las investiduras de Rajoy. Así se evitó que se repitiesen los comicios una vez más. Sánchez estuvo en contra de ello y fue lo que le costó ser destituido por su propia Ejecutiva. Aunque dentro del PSOE hay preocupación por el riesgo que asume al pactar con ERC, no hay movimientos de diputados en un partido que es disciplinado en esto.

La bronca sesión parlamentaria del domingo ha terminado por acabar con las dudas que pudieran existir en el grupo socialista. PP, Vox y Ciudadanos compitieron en sus agrias críticas contra Sánchez e, incluso, se le acusó de golpista. 

Pero hay otro hecho que encendió las alarmas: el cambio de posición de la diputada canarias Ana Oramas. Coalición Canaria decidió la abstención, pero quien ha sido el rostro y la voz de este partido durante varias legislaturas ha cambiado de opinión y votará en contra. A ello se une que en la votación de este domingo otra parlamentaria, ésta de Unidas Podemos, Aina Vidal, no asistió alegando enfermedad, pero no tuvo tiempo de tramitar el voto telemático que existe para estas ocasiones. Vidal ha explicado después que padece un cáncer agresivo y muy extendido, pero que acudirá este martes. 

A la primera sesión también faltó el líder de Más País, Íñigo Errejón. Alegó que estaba enfermo con anginas. El domingo sí asistió.

Ante todo ello, el PSOE ha pedido a sus parlamentarios que pasen la noche en Madrid y, antes, Ferraz se aseguró de que todos tenían hotel o residencia donde alojarse. La sesión de este martes comenzará a las 12:00 horas, pero no se votará antes de las 12:40 horas. está previsto una breve intervención de los grupos y del candidato.

Pedro Sánchez quiere prometer su cargo, si es elegido, este miércoles 8 de enero en Zarzuela, de modo que el Gobierno de coalición con Unidas Podemos esté nombrado el viernes para celebrar el primer Consejo de Ministros. 

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios