Feria de Málaga

Embajadores de la tradición malagueña

  • Pandas de verdiales recorren las calles del centro para impulsar su popular cultura

Uno de los sonidos más característicos de la Feria de Málaga es, sin duda, el que reproducen las pandas de verdiales, declarados Bien de Interés Cultural inmaterial en 2010. Música, voz y baile popular se funden con las ancestrales raíces de la cultura mediterránea para dar paso a lo que ya se define como una reliquia del folclore vivo.

La calle Larios alberga estos días de Feria los cantes de diferentes grupos que recorren el centro de Málaga mostrando sus estilos. Es allí donde confluye lo artístico, a cargo de músicos, malarabistas y mimos que se proponen como único objetivo hacer divertir a niños y mayores, y lo emotivo, con bailes tradicionales que para muchos conlleva un retorno al pasado. En el caso de los verdiales, desde este domingo, son numerosas las pandas que ofrecen un amplio repertorio a partir de las 13:00. Y lo hacen ante la atenta mirada de malagueños y visitantes que unos minutos antes ya esperan con ilusión frente al escenario protagonista.

Ayer fue el turno de la panda Los Romanes, que desde hace casi una década visita la Feria de Málaga. "Los verdiales, culturalmente, son una fuente de riqueza. Es lo más importante que tenemos en la provincia", afirmó Antonio Fortes, alcalde del grupo, figura que suele portar una vara con cintas de colores y que dirige la panda. Otro de los personajes característicos es el que se conoce como el abanderao, que baila una bandera española, regional o con la figura de la patrona de la comarca.

El camino hacia el éxito que hoy cosecha la agrupación Los Romanes comenzó con la fundación de una escuela de verdiales creada hace nueve años. Desde entonces, sus miembros (en torno a una veintena) alimentan una fuente inagotable de anécdotas. "La primera vez que estuvimos aquí y vinimos a tocar no nos lo creíamos. Sentimos una emoción tremenda y gritábamos: ¡Los Romanes están aquí, en calle Larios!", recuerda Fortes. Sin embargo, los inicios no fueron fáciles. "Resultó difícil mantener la escuela porque por ella han pasado ya muchas personas, pero estamos muy orgullosos. Hemos llegado a tener críos de 4 y 5 años y ahora contamos con un artista de 84 años", señaló el alcalde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios