Feria de Málaga

Equipaciones listas para la fiesta

  • Las calles del centro histórico se llenan estos días de grupos de amigos que deciden no pasar desapercibidos y ataviarse con las mismas camisetas llenas de lemas originales y atrevidos

Música, Cartojal y unos buenos amigos son las claves esenciales para disfrutar en la Feria del centro de Málaga. Las calles abarrotadas de gente bailando y cantando demuestran, cada día, la alegría que esta fiesta concede de forma efímera a la ciudad. Pasarlo bien es la meta y para llegar a ella muchos ciudadanos han adoptado ya una medida que parece convertirse en tradición: vestirse en grupo con las mismas camisetas portadoras de lemas cada cual más ocurrente.

En estas fechas lo adecuado es engalanarse, pero no sólo son típicos los trajes de flamenca, de corto o de verdiales, estas improvisadas equipaciones se están convirtiendo para la Feria en algo más típico que bailar todos juntos al compás la famosa y legendaria canción de Paquito el Chocolatero. Para algunos grupos no es la primera vez que deciden realizar estos uniformes, ya que aseguran que quien lo prueba, repite. Estas camisetas pueden ser una forma de llamar la atención, de reconocerse entre ellos, de sentir una unión grupal o simplemente pueden convertirse en una ruptura con lo cotidiano, teniendo la intención de cambiar e ir distinto que el resto de los días. En definitiva, son muchos y diferentes los motivos que llevan a realizar estas prendas , pero todos tienen uno en común, ante todo lo que quieren es divertirse.

Duelo a Cartojal por equipo, emborrachen al objetivo resplandecía ayer en las llamativas camisetas de un orgulloso grupo de jóvenes. El propósito estaba claro, se trataba de una lucha entre dos bandos de amigos diferenciados por los colores de sus camisetas, que trataban de ganar al rival bebiendo más cantidad de alcohol durante todo el día. El premio era aún desconocido, pero las risas estaban garantizadas.

Evite la resaca, permanezca borracho es el consejo que a través de sus camisetas daban unos amigos de Fuengirola que no dudaron a la hora de celebrar esta fiesta a lo grande. Los 12 miembros con camisetas rojas fueron el objetivo de muchas miradas curiosas que se quedaban atraídas por la incertidumbre de saber que decían aquellas letras . “Fue difícil ponernos de acuerdo, lo hicimos por votación vía Facebook. Al principio queríamos hacerlas en negro pero el calor iba a ser horroroso”, declaraban vaso en mano Chema y Sergio.

Otro grupo, algo más sarcásticos, se animó a hacer chistes de la actual crisis económica que está trayendo al país de cabeza. Se me sube la prima cuando tú te arrimas, era el eslogan de un grupo de cinco jóvenes malagueños y cordobeses que ya eran veteranos en realizar cada año estas camisetas. “Todos los años buscamos algo que sea un poco gracioso y que tenga algo que ver con la actualidad y como últimamente solo hablamos de economía pues por eso lo hemos elegido”, declararon muy contentos.

El lema más profundo y sentimental lo ofrecieron unas amigas del barrio de Huelin, que con letras fluorescentes sobre un fondo negro anunciaron: Días de Feria que nunca recuerdo con las amigas que nunca olvidaré. Una poética manera de reforzar su cariño y no olvidarse de él, pese a los muchos chupitos de Cartojal que pudieran llevar en el cuerpo.

Pero sin duda el más internacional fue un grupo de jóvenes paraguayos que adaptándose por completo a las tradiciones malagueñas se habían lanzado también a la moda de estas camisetas con lemas, el suyo: No es que vaya borracho, es que voy esquivando a un francotirador. Pero no solo les bastó con esta camiseta amarilla que se podía confundir con las de Limasa, todos ellos llevaron a juego unas gafas del mismo color.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios