Feria de Málaga

Mucha diversión, pero con control

Durante nueve días los malagueños vivirán los días grandes de su ciudad. En ese tiempo, la diversión se erige como protagonista y los ciudadanos disfrutan del clima, la comida, la bebida, la música y las atracciones. Todo esto sería perfecto si estos festejos llevaran implícitos el buen hacer de la gente. Y es que durante estos días, ya sea por el sol en la cabeza o por el exceso de bebida, el comportamiento de las personas es más inadecuado que de costumbre.

El Ayuntamiento tomó medidas con la Ordenanza de la Feria de Málaga, donde se recogían los comportamientos prohibidos para que la diversión sea para todos y no solo para unos pocos. La lucha contra el botellón es ya un tema habitual en las últimas ediciones y este año el Ayuntamiento quiere mantenerlo a raya. La ordenanza no permite el uso de recipientes o vasos no autorizados -cristal para evitar cortes- e incluso estos envases podrán ser requisados por la Policía.

También se han eliminado las barras fuera de los establecimientos, evitando así la venta directa a la calle. El único momento que se realizará este tipo de actividad será durante el pregón, y autorizada previamente por el Ayuntamiento. La fiesta se ampliará una hora más con respecto al año pasado. La música podrá sonar en la calle hasta las 19:00, ampliándose este horario si se continúa en el interior del local.

En este documento especial de Feria se recogen preceptos que ya vienen estipulados en la Ordenanza para la Garantía de la Convivencia Ciudadana, pero que no está de más recordarla especialmente en los días. Una de las lagunas, y por tanto de los mayores quebraderos de cabeza para el Ayuntamiento, es el tema de los descamisados. En ninguno de los dos documentos hay algún tipo de prohibición para ir sin camiseta, pero en este caso, el Consistorio ha buscado el apoyo de los empresarios y comerciantes, que prohiben la entrada en sus establecimientos a los que no cumplan unos mínimos requisitos de vestimenta.

La única referencia de vestuario que se hace en la Ordenanza de la Feria es a los caballistas. A ellos se les exige vestir de forma tradicional. Esto implica que esté prohibido montar en caballo sin camiseta. La vigilancia de comportamientos incívicos se incentivará, pudiendo recibir multas de más de 750 euros. Al fin y al cabo, con estas premisas se busca una Feria que pueda ser disfrutada por todos. Los años pasan y los esfuerzos por intentar frenar estas actitudes cada vez son mayores. Este año se ha intentado dar un gran paso para erradicar el botellón. A partir de hoy se sabrá si funciona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios