La indumentaria para la fiesta La flamenca 'low cost' inunda la Feria de Málaga

  • El Centro acoge los atuendos más variados y el Real deja ver la tradición y la moda flamenca de esta fiesta

Un grupo de flamencas luciendo sus trajes por el Real. Un grupo de flamencas luciendo sus trajes por el Real.

Un grupo de flamencas luciendo sus trajes por el Real. / Jesús Mérida (Málaga)

Antes muerta que sencilla. Es la frase que se le ha debido pasar por la cabeza a las tantas flamencas que se han atrevido a lucir a plena luz del día-y del calor-sus trajes de flamenca. Son los auténticos protagonistas y el atuendo estrella de la Feria, pero lejos de la comodidad de una pasarela, el Real y Centro se convierten en la prueba de fuego donde las feriantas demostrarán su destreza pasando entre el bullicio en lo que podría definirse perfectamente para ellas como una carrera de obstáculos. “¡Cuidao que se te mancha el traje!”, comenta una flamenca que trata de luchar por mantener su traje flamante. Por eso, son cada vez más las que optan por apañarse un atuendo ellas mismas.

Las 'flamencas low cost' han sido sin duda lo más visto: “te coges cualquier vestido o camisa que tenga un poco de gracia de tu armario y te lo combinas con una flor, te amarras un buen roete en el pelo y listo”, explica una chica joven armada con unos grandes pendientes y una blusa de lunares. Pero lejos de las posibles incomodidades, son muchas las que se han adentrado a disfrutar de la Feria encorsetadas en sus vestidos. Unas más tradicionales y otras no tanto, pero siempre con las ganas de disfrutar y marcarse un baile con el que lucir sus mejores galas.

El Centro y el Real muestran sus mejores atuendos en una auténtica pasarela, pero cada espacio con sus diferencias. El Real deja ver la cara más tradicional y más moderna de la moda. La manga larga vence a las altas temperaturas con trajes que cubren hasta la muñeca y 3/4. Pero las tirantas no dejan de verse en unas fechas que no hacen nada fácil encasquetarse un vestido. “Parece que la juventud está empezando a querer ir más arreglada y buscan más la elegancia que el confort”, declaran en la tienda Golo de Lunares, que se mantiene abierta todos los días de Feria vendiendo vestidos a las últimas en apuntarse.

Una joven pasea su traje de la forma más tradicional. Una joven pasea su traje de la forma más tradicional.

Una joven pasea su traje de la forma más tradicional. / Jesús Mérida (Málaga)

El Centro aparece de lo más variado, donde más que la moda ha predominado la comodidad. Las flamencas no han abundado especialmente en este espacio, donde parece más complicado moverse por él. “Me gustaría ver más trajes en el Centro, hace 20 años esto era flamenco puro, era Feria”, comenta un grupo de malagueños. Pocas flamencas de largo se han dejado caer por el Centro, donde han predominado las tirantas y han paseado más trajes cortos que en el Real. Pero sí es donde más feriantas se han ataviado con cualquier complemento.

Ellos, sin embargo, parecen más reacios a enfundirse en el tradicional traje campero, a excepción de los caballistas, que mantienen un atuendo que apenas cambia con los años y no se mueve con la moda: pantalón, camisa, fajín, tirantes y la chaqueta marsellés, sobre todo en distintos tonos de grises y azulados.

Los turistas y extranjeros también se dejan enamorar por el atuendo. Rai, de Brasil, explica que lleva dos años vistiéndose con su hija. Estrena traje y dice que se siente “flamenquísima”. Si fuera por ella, tendría un vestido para cada día. Elenne viene de Italia y es bailaora. Es la primera vez que viene, pero dice que tenía claro que quería un vestido de flamenca. “Es cultura y tradición y siento que así formo parte de ella, además, me veo muy bonita”, dice entre risas mientras sostiene su mantoncillo. De una forma u otra, no hace falta mucho para sentirse bonita y, mucho menos , flamenca. Así que arréglate y ponte tu mejor sonrisa, que nos vamos pa’ la Feria, cariño mío.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios