Festival de Málaga

El Festival de Málaga, entre el crecimiento y la crisis de identidad

  • El certamen incorpora para su próxima edición nuevas sedes y secciones, aunque pierde otras

  • Icíar Bollaín y Achero Mañas, en la sección oficial a concurso

  • Crece el volumen de reconocimientos con dos Biznagas Ciudad del Paraíso para Kiti Mánver y Óscar Martínez y una Biznaga de Honor para Javier Fesser

Presentación de la nueva edición del Festival de Málaga, este lunes, en el Ayuntamiento. Presentación de la nueva edición del Festival de Málaga, este lunes, en el Ayuntamiento.

Presentación de la nueva edición del Festival de Málaga, este lunes, en el Ayuntamiento. / Javier Albiñana (Málaga)

Sostenía Juan Antonio Vigar en la presentación de contenidos de la vigésimo tercera edición del Festival de Málaga, celebrada este lunes, que una buena prueba del mayor peso específico del certamen en la cinematografía española es la concurrencia creciente de cineastas de notable trayectoria en su sección oficial a concurso. Y si es cierto que el festival ha parecido en ocasiones acusar una falta de influencia en este sentido, las palabras de su director cobran sentido desde la perspectiva que ofrece el menú trazado para la citada edición, que se celebrará del 13 al 22 de marzo: entre los directores ya anunciados para la competencia por la Biznaga de Oro figuraban el mexicano Arturo Ripstein (con El diablo entre las piernas) y el español David Trueba (con A este lado del mundo), pero el listado completo dado ahora a conocer incluye a Achero Mañas (con Un mundo normal) y, de manera harto significativa, por cuanto había sido un objetivo ya tentado en anteriores ocasiones por el Festival de Málaga sin éxito, Icíar Bollaín (con La boda de Rosa). Eso sí, y como es habitual, la nómina de producciones que aspiran a la doble Biznaga de Oro, española y latinoamericana, constituye un mapa diverso en cuanto a orígenes y grados de veteranía, con los españoles Álex y David Pastor (Hogar), Pilar Palomero (Las niñas), Bernabé Rico (El inconveniente), Mariana Barassi (Crónica de una tormenta), David Ilundain (Uno para todos), David Galán Galindo (Orígenes secretos), el malagueño Álvaro Díaz Lorenzo (La lista de los deseos), los argentinos Luis Alejandro Pérez (Piola) y Martín Desalvo (El silencio del cazador), el dominicano Héctor M. Valdez (Malpaso), la uruguaya Leticia Jorge Romero (Alelí), el mexicano Rodrigo Ruiz Patterson (Summer White) y la brasileña Sandra Kogut (Três Verôes). El crecimiento es, ciertamente, incuestionable para un festival que, desprendido ya de cualquier etiqueta referente a lo español y a lo en español, abre sus hechuras a cinematografías remotas en lo geográfico y lo lingüístico (cabe recordar la nueva sección Zona Mundi, que en su primer órdago servirá de escaparate al panorama audiovisual turco) entre la convicción respecto a sus señas de identidad y la ambición puesta en seguir creciendo. Dirá el tiempo si tal tensión se resuelve en beneficio de todos o con crisis de por medio. 

'El perro del hortelano', de Pilar Miró, es la Película de Oro de la nueva edición del Festival

Dentro de la misma sección oficial, pero fuera de concurso, el mapa no es menos diverso, desde la ya anunciada Ofrenda a la tormenta de Fernando González Molina para la inauguración hasta la clausura con la argentina El robo del siglo de Ariel Winograd, pasando por Chicuarotes de Gael García Bernal e Historias lamentables de Javier Fesser. Este mismo apartado, sin derecho a Biznaga, se abre de nuevo a las producciones televisivas con las series La línea invisible de Mariano Barroso (en la que el cineasta y presidente de la Academia del Cine Español narra los orígenes de ETA), Vamos Juan de Borja Cobeaga, Valeria de Inma Torrente y Nely Reguera y Hit de Joaquín Oristrell. Tal y como apuntó Vigar, para la nueva edición del festival se han presentado un total de 2.442 películas procedentes de 72, una cifra ligeramente superior a la del año pasado, cuando el certamen registró un singular crecimiento en este sentido gracias fundamentalmente a la aportación latinoamericana (en 2019, eso sí, la cifra de países concurrentes se quedó en 59). De tal volumen se han seleccionado un total de 201 producciones de 27 nacionalidades, de las que 67 están dirigidas por mujeres.

Juan Antonio Vigar, este lunes, en la presentación de los contenidos. Juan Antonio Vigar, este lunes, en la presentación de los contenidos.

Juan Antonio Vigar, este lunes, en la presentación de los contenidos. / Javier Albiñana (Málaga)

Por lo demás, con una oferta como siempre abundante, diversa y prácticamente inabarcable, el Festival de Málaga mantiene buena parte de sus secciones habituales (Málaga Premiere, Zonazine, Documentales, Cortometrajes, Cinema Cocina, Lo mejor del año y Afirmando los derechos de las mujeres, entre otras) e incorpora algunas novedades (como la cita Zona Mundi) mientras se deja otras por el camino como Animazine (la animación es, de hecho, la gran afectada de la nueva edición del certamen con una presencia bastante más que discreta; el triunfo que significó la llegada el año pasado de Buñuel en el laberinto de las tortugas el año pasado a la sección oficial no tendrá reválida en esta ocasión). Se mantienen, eso sí, otras propuestas como el ciclo Mira lo que veo, las exposiciones (con los retratos de Óscar Fernández Orengo en la calle Larios y las muy recomendables fotografías de Daniel Pérez bajo el lema Los Goya en Málaga en la Sociedad Económica de Amigos del País), los conciertos (incluido el de clausura de Vanesa Martín en el Teatro Cervantes, para el que se agotaron las entradas en apenas tres minutos) y el maratón final de las películas ganadoras. En cuanto a las sedes para las actividades, destaca el refuerzo en los distritos y, muy especialmente, la entrada en juego del nuevo centro cultural de la Malagueta (que acogerá principalmente los encuentros del área de industria) y el Teatro del Soho Caixabank (donde se proyectarán tanto documentales como cortometrajes y títulos de secciones como Málaga Premiere).

La animación es la gran afectada en la nueva edición: pierde su sección propia y la representación en otras secciones

Pero si algo se le da bien al Festival de Málaga es rendir homenaje, y en esta ocasión el volumen de tributos se dispara: a los ya anunciados Premio Retrospectiva Málaga Hoy a Arturo Ripstein, Premio Málaga a Gael García Bernal, Premio Málaga Talent a Carlos Marques-Marcet y Premio Ricardo Franco a la figurinista Tatiana Hernández, se unen dos Biznagas Ciudad del Paraíso (por primera vez en la historia del festival: hasta ahora sólo se había concedido una) a la antequerana Kiti Mánver y al argentino Óscar Martínez, además de una Biznaga de Honor a Javier Fesser.  La Película de Oro será en este ocasión El perro del hortelano (1966), de Pilar Miró, quien es objeto ya de una particular reivindicación en la corriente edición del ciclo Málaga de Festival.

En cuanto a las galas que, como siempre, tendrán lugar en el Teatro Cervantes, Brays Efe (actor de gran popularidad gracias a su encarnación de Paquita Salas y cada vez más reclamado para la gala de los Goya) conducirá la inaugural, mientras que la malagueña Maggie Civantos, protagonista de Malaka y Las chicas del cable, tomará las riendas de la de clausura. El jurado de la sección oficial a concurso queda conformado en esta ocasión por la directora peruana afincada en España Claudia Llosa como presidenta, el director y guionista sevillano Paco Cabezas, el guionista, productor y director uruguayo también afincado en España Álvaro Brechner, el compositor Roque Baños y la diseñadora de vestuario Clara Bilbao. Todo esto, sólo para empezar. La gran (gran) fiesta del cine en Málaga está, como quien dice, a la vuelta de la esquina. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios