Festival de Málaga

El Festival de Málaga volverá a apostar por más cine y menos eventos sociales en su próxima edición

  • El Gobierno duplica su aportación económica e invertirá 200.000 euros en el certamen

  • El venezolano Ramiro Guevara es el autor del cartel elegido para la nueva cita, 'Luz de Málaga' 

Juan Antonio Vigar, en la presentación del cartel de la nueva edición del Festival de Málaga, este lunes, en el Teatro Cervantes.

Juan Antonio Vigar, en la presentación del cartel de la nueva edición del Festival de Málaga, este lunes, en el Teatro Cervantes. / Marilú Báez (Málaga)

La celebración de la vigésimo tercera edición del Festival de Málaga en agosto de 2020, aplazada desde el anterior mes de marzo, entrañó un antes y un después en lo relativo a la gestión de actividades culturales en el año de la pandemia a nivel nacional. El de Málaga fue el primer festival de cine en España que, tras largos meses de clausura, y con cancelaciones y adscripciones exclusivas al modelo digital a diestro y siniestro, se atrevió a dar el paso y celebrar la edición correspondiente, lo que aportó no sólo una gran dosis de oxígeno al sector cultural sino, más aún, una ilustración respecto a cómo afrontar la gestión de un encuentro de tal calibre ante restricciones tan severas: "El del año pasado fue un festival complejo. Hubo que superar muchos obstáculos pero, más aún, incorporar aprendizajes importantes para hacer una edición segura y responsable. Además, generamos un banco de buenas prácticas del que tomaron nota otros importantes festivales de cine del país para desarrollar sus hojas de ruta y sus respectivas ediciones de manera presencial. Dado que finalmente no contabilizamos ni una sola incidencia, podemos decir que fue una experiencia satisfactoria", explicaba este lunes el director del certamen, Juan Antonio Vigar, en la presentación del cartel de su próxima edición, que se celebrará del 4 al 13 de junio. La decisión del Festival de Málaga favorable a seguir adelante con todos los protocolos de seguridad en marcha, en una puesta a prueba de alto calibre, significó un clavo ardiendo para una industria cinematográfica que parecía abocada a la agonía y ganó así la admiración general del mundo cultural, expresada a través de muy distintos cauces: el impacto mediático generado quedó estimado en 57 millones de euros y el Observatorio Cultural de España de la Fundación Contemporánea, tal y como recordó Vigar, situó al Festival de Málaga en su ranking como la primera cita cultural en Andalucía y la undécima a nivel nacional. Respecto a la vigésimo cuarta edición, anunciada así en su momento para el final de la presente primavera, el modelo a desarrollar será, en gran medida, el mismo del año pasado, con "más cine y menos eventos sociales" con tal de ganar "un festival amable y seguro".

Autoridades y patrocinadores, en la presentación del cartel. Autoridades y patrocinadores, en la presentación del cartel.

Autoridades y patrocinadores, en la presentación del cartel. / Marilú Báez (Málaga)

Matizó Vigar, eso sí, que la situación sanitaria que permite advertirse respecto al próximo mes de junio es "distinta a la del año pasado, por más que la incertidumbre sea aún notable. El desarrollo de la vacunación y las medidas de seguridad están permitiendo mantener los contagios a unos niveles que, de momento, nos permiten albergar esperanzas de una relativa normalidad, aunque por supuesto habrá que seguir en guardia y con la mayor precaución". Y añadió: "Si el Festival de Málaga combina la experiencia cinematográfica con eventos sociales muy diversos, el año pasado decidimos sacrificar estos eventos sociales y apostar por el cine dado que en las proyecciones es más fácil garantizar la seguridad. Este año volveremos a conceder todo el protagonismo a nuestras secciones oficiales e iremos estudiando la posibilidad de celebrar eventos sociales en función de la evolución de la pandemia. Pero el modelo será, en definitiva, el mismo". Apuntó Juan Antonio Vigar que el equipo del Festival de Málaga "trabaja actualmente en la organización de dos ediciones: la número 24, que tendrá lugar en junio; y la 25, que celebraremos en 2022 y que, por aquello de las bodas de plata, será muy especial. Contamos con que para entonces podemos desarrollar nuestras actividades ya en las condiciones más favorables". Por último, respecto a la edición que tendrá lugar ya el próximo mes de junio, el director del festival recordó que el plazo de inscripción para la sección oficial se mantiene abierto hasta el 1 de abril y que de momento "hemos recibido un centenar de películas de producción nacional y aproximadamente el doble de países latinoamericanos, por lo que la selección promete ser ardua e interesante".

El impacto mediático de la edición del año pasado quedó estimado en 57 millones de euros

La presentación del cartel de la nueva edición del Festival de Cine contó este lunes con la presencia del alcalde, Francisco de la Torre; la concejal de Cultura, Noelia Losada; el diputado provincial de Cultura, Víctor González; la  directora general del ICAA, Beatriz Navas; la secretaria general de Innovación Cultural y Museos de la Junta de Andalucía, Mar Sánchez Estrella; y el subdelegado del Gobierno, Teófilo Ruiz, además de los portavoces de la habitual nómina de empresas patrocinadoras a las que este año se incorpora Cervezas Victoria. Y que el Festival de Málaga dejó una profunda huella el año pasado a nivel nacional lo dejó bien claro Teófilo Ruiz cuando anunció que la participación económica del Gobierno para este año pasa de los 100.000 euros habituales a 200.000, lo que responde a una demanda histórica de Málaga para su festival de cine, uno de los principales escaparates con los que cuenta la cinematografía española (la aportación anual del Gobierno al Festival de San Sebastián es de 1,1 millones de euros). También Víctor González anunció "una mayor participación" de la Diputación provincial en el certamen, si bien no concretó los términos.

El diseñador del cartel, Ramiro Guevara, durante su intervención virtual desde Miami. El diseñador del cartel, Ramiro Guevara, durante su intervención virtual desde Miami.

El diseñador del cartel, Ramiro Guevara, durante su intervención virtual desde Miami. / Marilú Báez (Málaga)

El diseñador Ramiro Guevara, nacido en Caracas en 1969 y residente entre Venezuela y EEUU, intervino en la presentación de manera virtual desde Miami para explicar las claves de su obra Luz de Málaga, ganadora del concurso convocado por el Festival de Málaga por el que se selecciona el cartel de cada edición y al que se presentaron en esta ocasión 135 artistas. La clave fundamental del cartel es el color, ya que, tal y como recordó Guevara, "en las bases del concurso ya se nos pedía que trabajáramos con una paleta de colores bien amplia. A partir de aquí, hice una composición muy cercana a la idea de animación, al movimiento, que suscitara una impresión parecida a la de una proyección de cine". El cartel presenta diversos anillos de colores que parten de un anillo blanco, "por lo que se inspira en la misma composición de la luz"; y, respecto al título de su obra, Guevara confesó que nunca ha visitado Málaga, "aunque sí conozco Cádiz y otras zonas de la costa del sur de España. En todo caso, he querido inspirarme en la luz propia de las ciudades marítimas y mediterráneas". Juan Antonio Vigar, por su parte, se congratuló de que con Ramiro Guevara, el primer autor latinoamericano de un cartel de Festival de Málaga, el certamen "refuerza sus lazos ya poderosos con América Latina", si bien descartó cualquier tipo de estrategia al respecto: "Como cada año, hasta que abrimos la plica del cartel seleccionado no conocimos la identidad del autor".

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios