Málaga

Activan la renovación de los tres últimos chiringuitos de La Malagueta

  • El diseño para estas nuevas construcciones, a diferencia de los polémicos de Caleta, destaca por su permeabilidad visual

Vista aérea de La Malagueta, donde se localizan los tres chiringuitos que serán transformados. Vista aérea de La Malagueta, donde se localizan los tres chiringuitos que serán transformados.

Vista aérea de La Malagueta, donde se localizan los tres chiringuitos que serán transformados. / javier albiñana

El proceso de modernización y transformación de los antiguos chiringuitos de Málaga capital, que tuvo su inicio allá por el año 2005, llega a su fin. Tras la acometida de los trabajos de sustitución de los viejos restaurantes de playa en las zonas de Misericordia (11); San Andrés (3), Malagueta (3), Caleta (4) y Guadalmar (2), llega el turno de los tres últimos establecimientos en el entorno de La Malagueta. Tras algunos años de espera, ahora se activa el procedimiento para ir adelante con, primero, la demolición de los inmuebles actuales, que darán paso a otras edificaciones que destacarán, a diferencia de las polémicas construcciones levantadas en Caleta, por su permeabilidad visual.

El proyecto básico que sirve de guía a esta sustitución física viene a resumir el proceso que ahora se abre a exposición pública dentro del procedimiento medioambiental. "Consiste en la reforma del chiringuito de playa existente, mediante la demolición completa tanto de la instalación existente como de un módulo de aseos anexo, y la construcción de una nueva edificación para dotarla de una gran terraza cerrada con permeabilidad de vistas, otra terraza abierta desmontable y una zona de servicio constituida por cocina y barra", dice literalmente el documento técnico, en el que se señala, como en resto de instalaciones ya renovadas, que la intervención también incluye otra edificación adjunta destinada a aseos de los cuales uno de ellos será accesible. "Todos los elementos descritos serán desmontables", se añade.

El coste de la obra puede rondar los 130.000 euros, con un plazo de seis meses

Sobre el diseño del chiringuito, destaca que se tratará de una edificación básicamente rectangular. "Este modelo se desarrolla en una única planta sobre rasante, a cota de playa, diseñándose el conjunto atendiendo principalmente a los criterios de funcionalidad y aprovechamiento máximo del espacio disponible", apuntan los técnicos responsables de la propuesta, destacando que la planta baja "se resuelve en cuatro volúmenes: dos cerrados (uno destinado a cocina y barra y otro independiente donde se encuentran los aseos públicos), uno cerrado mediante elementos que garantizan la permeabilidad de vistas, que se destinará a terraza comedor, y un cuarto espacio destinado a terraza abierta y desmontable".

Una de las particularidades del diseño es que los cuerpos cerrados "se diseñan de modo que se integren en el entorno donde se ubica la edificación; de la terraza cerrada, cabe destacar que se proyecta con grandes huecos abiertos en las tres caras que no coinciden con la barra y cocina aportando permeabilidad absoluta tanto en lo espacial como en lo visual".

Por su parte, la terraza abierta tendrá una superficie de 70 metros. Todo el conjunto suma 198 metros cuadrados construidos, a los que añadir los 70 de la parte de terraza desmontable y los 18 metros de los aseos. Conforme a las estimaciones incluidas en el proyecto básico de una de las edificaciones, que sirve de guía para las otras, con fecha de finales de 2016, el valor de construcción de estos nuevos chiringuitos puede rondar los 130.000 euros, con un plan de obras de seis meses de duración.

Una de las propuestas de renovación incorpora, además, un estudio económico-financiero con el fin de justificar el paso adelante. Se trata de un negocio cuyos ingresos se obtendrán de la explotación del restaurante, con lo que "como punto de partida se ha considerado que durante los meses de verano se tiene una ocupación entre el 80%-100% del local, mientras que en invierno tendrá una ocupación del 20%", se apunta. A modo de resumen, se estiman unos ingresos anuales 263.000 euros, frente a unos gastos de explotación que se estiman en 234.480 euros y una amortización (calculada a 30 años) de los costes de construcción y equipamiento de otros 5.848 euros anuales. Con todo, el resultado positivo sería de unos 22.672 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios