Ángela Callejón · Profesora de Finanzas de la Universidad de Málaga Sostenibilidad: sí o sí

  • La UMA trabaja, mediante la Cátedra de Economía y Finanzas Sostenibles, para conocer la actitud de los estudiantes universitarios hacia la sostenibilidad

Ángela Callejón, Ana Rosales y Macarena Torroba.

Ángela Callejón, Ana Rosales y Macarena Torroba. / Lorenzo Carnero

La consecución de un mundo más sostenible es tarea de todos. Los agentes económicos y sociales estamos llamados a afrontar el reto de la sostenibilidad desde los distintos ámbitos en que desarrollamos nuestra actividad propia. En este sentido, el Departamento de Finanzas y Contabilidad de la Universidad de Málaga ha mostrado un creciente interés con contribuir a ello, convencidos de que la universidad tiene una responsabilidad específica en su tarea de formar a los profesionales que serán los auténticos agentes de cambio.

Con esta vocación de servicio a la sociedad, nace en junio de 2020 la Cátedra de Economía y Finanzas Sostenibles liderada por el profesor Manuel Ángel Fernández Gámez y con una dirección académica formada por los profesores Ángela Callejón, Ana José Cisneros y José Ramón Sánchez Serrano. El Instituto andaluz de Derecho mercantil y economía (IADEC) participa como mecenas con la representación de su presidente, D. Pablo Franco Cejas.

La labor investigadora y la consecuente producción de trabajos científicos derivados de nuestro propósito, nos lleva a definir varias líneas de investigación científica vinculadas a la sostenibilidad. Esto es así no sólo en el ámbito financiero, que se presupone por nuestra formación superior en finanzas, sino también en la esfera social y ambiental.

Siendo la sostenibilidad la clave de bóveda, se han creado diferentes equipos de investigadores expertos para las diversas áreas temáticas especializadas: turismo, valor compartido, educación financiera, política monetaria y sector público, empresa familiar, comportamientos financieros y sistemas digitales. Toda una construcción en la que responsabilidad social y ética empresarial configuran la piedra angular.

Colaboraciones de la Cátedra

Movidos por el deseo de influir en la sociedad aportando valor y sumando conocimiento, desde la Cátedra Economía y Finanzas Sostenibles colaboramos con otras universidades, instituciones y asociaciones que nos permiten tener una visión holística de la realidad. El deseo de mejorar la sociedad desde la ética nos une al Instituto para la Ética en la Comunicación y las Organizaciones (IECO) y a la Cátedra de Ética Empresarial IECO adscrita a la Universidad de Valencia.

Con ellos realizamos trabajos colaborativos que tienen el deseo de contribuir a la mejora de la sociedad desde la ética. Una ética aplicada al mundo económico y financiero principalmente, pues es muy hondo -en términos cuantitativos y cualitativos- el impacto que la falta de ética tiene en el conjunto de la sociedad. El profesor Manuel Guillén, de la Universidad de Valencia y Research Fellow del programa Human Flourishing de la Universidad de Harvard, es el fundador y director de este instituto con el que colaboramos en trabajos de investigación y formación en esta área temática.

Igualmente formamos parte del Spanish Branch de la Asociación Humanistic Management, cuyo cofundador y responsable es el profesor Michael Pirson, profesor de negocios en la Universidad Fordham de Nueva York. En este proyecto colaboramos además con profesores del IESE-Universidad de Navarra, Universitat Ramón Llull, Universidad de Deusto o la Universidad de Sevilla, entre otros. Se trata de orientar la investigación y la práctica empresarial hacia la humanización de las organizaciones, poniendo en el centro de su actividad a las personas.

La universidad tiene un papel fundamental en la formación integral de sus estudiantes. Los alumnos aún no adoptan decisiones financieras pero un gran segmento de los mismos lo son de carreras vinculadas a la economía y las finanzas

Una dirección de empresas humanista basada en la protección de la dignidad humana y la promoción del bienestar humano en las organizaciones es garante de sostenibilidad. Buscamos las mejores soluciones orientadas al bien común.

Participar de la Cátedra Iberdrola de Ética Económica y Empresarial de la Universidad Pontificia de Comillas-ICADE nos ha permitido igualmente sumar en el área de la ética, responsabilidad social y sostenibilidad. Con su director, el profesor José Luis Fernández Fernández y otros miembros de la cátedra colaboramos de manera regular.

En el área de Turismo colaboramos con la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del So (Aehcos). Su presidente, Luis Callejón, ha participado en diversas iniciativas. Asimismo, también ha impulsado numerosos trabajos de investigación relacionados con el turismo y su vertiente económica y de valor compartido.

Igualmente colaboramos con ODS Certificado, entidad cuya certificación y programas forman parte de los esfuerzos para alcanzar esa transformación educativa en el marco del desarrollo sostenible. Se trata de un certificado del Instituto de las Naciones Unidas para la formación profesional e investigación, abordando principalmente programas de formación para educadores. En estos momentos un trabajo colaborativo con profesores de ESIC, la Universidad Europea y la Universidad Jaume I de Castellón abarca especial dedicación.

¿Qué estamos haciendo?

Actualmente trabajamos para conocer la actitud de los estudiantes universitarios hacia la sostenibilidad, considerando las inteligencias múltiples como factor explicativo. Se trata de definir un modelo que permita identificar la sensibilidad que el alumno tiene hacia la sostenibilidad. Esto es importante por las consecuencias que se derivan de sus decisiones en el contexto económico, social y ambiental.

Con ello definimos un modelo para medir el conocimiento que los estudiantes tienen en materia de sostenibilidad y también su actitud hacia ella y el comportamiento que van a generar. Definir este modelo nos permitirá conocer los puntos fuertes y las áreas de mejora en la formación universitaria, a fin de orientarla hacia ese comportamiento sostenible que la sociedad demanda y el planeta necesita a nivel global.

Esta formación universitaria ad hoc se orienta principalmente a los inversores -pequeños o grandes- y a aquellos profesionales financieros que les asesoren; sin olvidar a los líderes empresariales. Son estos últimos quienes definen el propósito corporativo y toman las decisiones: existe una asociación directa entre el compromiso del líder y el progreso de las organizaciones en materia de sostenibilidad.

Para que un gestor de inversiones opte por una inversión sostenible, un fondo verde, ha de tener previamente una formación adecuada en este sentido, y esa conciencia sobre la que se apoyará su decisión, se está formando ahora en la etapa universitaria, por eso una importante recomendación va encaminada a hacer un esfuerzo por formar a los alumnos en este sentido.

La universidad tiene un papel fundamental en la formación integral de sus estudiantes. Los alumnos aún no adoptan decisiones financieras -al menos en el mercado financiero- pero un gran segmento de los mismos lo son de carreras vinculadas a la economía y las finanzas. Por ello, saber qué actitud tienen sobre la sostenibilidad dará lugar a una serie de recomendaciones para que los estudiantes alcancen una formación adecuada. Con este objetivo hemos iniciado un estudio a través de encuestas. Ya disponemos de información de casi 400 alumnos de grado y posgrado de más de 20 universidades diferentes.

Estos cuestionarios permiten medir el conocimiento, la actitud y el comportamiento de los estudiantes en materia de sostenibilidad, lo que posibilita la construcción de un modelo bastante completo. El primer bloque de preguntas se refiere a la sostenibilidad. El segundo bloque aborda las inteligencias múltiples, pues estudios científicos previos revelan que los diferentes tipos de inteligencias, están asociados a los diversos comportamientos del individuo -son explicativas del mismo- e influyen en la actitud y en el comportamiento. El tercer bloque se refiere a los factores demográficos -género, tipo de universidad y resultados académicos-. Esto nos permite precisar aún más las conclusiones del estudio.

La interpretación de la información psicológica requiere una formación específica y muy cualificada. En esta tarea, la labor de la investigadora Ana Rosales ha sido decisiva. De la misma manera, ha sido encomiable el tratamiento estadístico de los datos realizado principalmente por la investigadora Macarena Torroba.

La profesora Ángela Callejón dirige y da unidad a todas las tareas del equipo. Los resultados arrojados por el modelo permiten mejorar la formación del estudiante para que finalmente su comportamiento como agente económico y social revierta positivamente en términos de sostenibilidad y progreso económico.

Algunas conclusiones revelan que actitudes positivas de los estudiantes hacia el medio ambiente, no siempre se corresponden con un comportamiento sostenible. La etapa universitaria es un momento idóneo para ofrecer al futuro profesional una formación integral que influya en su toma de decisiones.

La profesora Chinchilla, en su discurso de incorporación a la Real Academia de Ciencias Económicas y Financiera, nos interpelaba a orientar nuestros esfuerzos hacia una economía más humana y sostenible. Esta es nuestra responsabilidad, formar a nuestros estudiantes de hoy, que son los profesionales de mañana. Y esa formación no puede ser tan sólo técnica, sino integral, capaz de dar respuesta a la demanda social en términos de sostenibilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios