Málaga

Arquitectura de firma para cerrar los vacíos a poniente

  • Cinco estudios trabajan en el diseño de La Térmica y otros tres en Torre del Río

  • Urbanismo espera que sitúen a la capital en el panorama internacional

Comentarios 1

Sobre el mapa de Málaga, dos grandes vacíos destacan a la vista del observador en la parte final del paseo de poniente. Dos parcelas ocupadas antaño por una antigua central térmica y naves industriales, pendientes desde hace décadas de encontrar quienes las urbanicen y las ocupen con varios cientos de viviendas, algún que otro hotel, comercios, oficinas... Una nueva centralidad urbana que, pensada y repensada en el diseño urbanístico vigente desde mediados de 2011, parece más cerca de hacerse realidad.

La iniciativa del fondo de inversión Ginkgo, en el caso de los desarrollos de La Térmica, en la que se reparte la propiedad con la inmobiliaria Espacio y con el Ayuntamiento de la capital; y principalmente de Metrovacesa (junto a otro actores privados) en Torre del Río, abren de par en par la puerta a que el ladrillo se haga presente en los próximos años. Operaciones inmobiliarias dotadas en ambos casos de un valor añadido indiscutible.

Más allá de la particularidad que les otorga el planeamiento, con una apuesta por la construcción en altura (menos de la originalmente pensada), la transformación de lo que hoy es erial se hará de la mano de estudios de arquitectura de referencia internacional. A golpe de concurso restringido, la imagen futura de dos de las grandes piezas aun liberadas en la capital de la Costa del Sol están en manos de ocho estudios que, según confirmaron fuentes próximas a las actuaciones, son referentes nacionales e internacionales.

Cinco de ellos son los que desde hace semanas preparan los detalles de la futura Térmica (bautizada en el PGOU como la Nueva Acera de la Marina), a los que sumar otros tres para Torre del Río. Un estudio japonés, dos franceses y uno español invitados por Ginkgo; dos españoles y uno danés, por Metrovacesa. El mutismo y el secretismo imperan en torno a las identidades de estos profesionales. La cuenta atrás para que se desvelen sus nombres se ha iniciado, previéndose que probablemente a mediados del mes que viene puedan presentarse a escena los diseños finales de ambos desarrollos.

Las fuentes consultadas hablaron de manera clara de que el resultado de estos dos concursos y su plasmación sobre el terreno van a suponer "un antes y un después" en la ciudad. De facto, en las últimas décadas se viene relacionando a Málaga el nombre de no pocos arquitectos estrella, la realidad es que ninguno de los edificios que llevan o iban a llevar su firma sin hoy realidad.

Rafael Moneo sigue a la espera de poder materializar la operación de regeneración de Hoyo de Esparteros, con hotel y edificios de oficinas, para la que fue contratado hace más de una década; otro tanto le ocurre al estudio estadounidense Pei Cobb Freed & Partners, cuya firma queda impresa en las dos torres de la operación de Martiricos (parcialmente en ejecución); Carlos Ferrater quedó definitivamente excluido de la operación de Torre del Río, en la que daba forma a dos grandes bloques, y se ignora si el proyecto de los antiguos suelos de Repsol, tras no pocas variaciones en la propiedad de los terrenos (actualmente es el Ayuntamiento el mayoritario), seguirá teniendo a David Chiperfield como diseñador de la mayor de las cuatro torres dibujada en el planeamiento.

Por todo ello, el cómo y el cuándo se acometerá la ejecución de la nueva centralidad Térmica-Torre del Río son relevantes. "Será comparable, aunque a su escala, al valor que tuvo la intervención sobre el cauce final del Turia, con sus desarrollos arquitectónicos; o la operación de la ría de Bilbao, o la de Chamartín en Madrid", opinó un experto conocedor de la intervención.

El senior advisor de Ginkgo, Antonio Truan, puso de relieve el valor que el fondo da al diseño final de la operación de La Térmica. "La idea es que sea una arquitectura que perdure todo el siglo XXI", dijo. Para ello, tal y como avanzó hace ya semanas, la compañía abrió una especie de concurso restringido al que invitó a cinco estudios de referencia mundial con el fin de que propusiesen diseños para el sector. Según Truan, representantes de los mismos han permanecido en Málaga durante días para conocer in situ las características de la parcela, disponer de información sobre el planeamiento de la misma. Con esta labor ya avanzada, desde Ginkgo se confía en que pueda ponerse sobre la mesa una selección final a mediados del próximo mes de julio.

En el caso de Torre del Río, el deseo de Metrovacesa, expresado en agosto del año pasado al Ayuntamiento, era el de poner en marcha un proyecto "singular" y la elección de una figura de primer nivel, estudiando la posible convocatoria de un concurso de ideas. Un procedimiento que, por lo expuesto por fuentes consultadas, ya está en marcha.

Acerca del valor que estas intervenciones tienen para la ciudad, el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, fue claro. "Deseamos que Térmica y Torre del Río sean nuevos hitos arquitectónicos en este nuevo espacio urbano de Málaga, esperamos propuestas que nos sitúen en el panorama de la arquitectura moderna", destacó.

Vista aérea de los terrenos de La Térmica y Torre del Río.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios