Municipal

El Ayuntamiento lanza una campaña para que los malagueños beban agua del grifo

  • La iniciativa incluye una acción directa en bares y restaurantes para que la sirvan a sus clientes en jarras 

  • Emasa pone en marcha la marca Agua de Málaga

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha presentado este lunes la marca Agua de Málaga, iniciativa que irá acompañada de una campaña de concienciación con el eslogan Calidad en tu grifo, y con la que el equipo de gobierno del PP busca un cambio de hábitos y recordar a los vecinos que el agua corriente "tiene una calidad excelente".

"Antes de 2005 el agua de Málaga era bebible, pero no era atractiva de beber, no era grata de beber, hoy sí es grata de beber", ha dicho el regidor, poniendo en valor la construcción de la planta de El Atabal. Los propios análisis que hace a diario la empresa municipal inciden en ello y ya lo hacía algunos años después de la terminación de la infraestructura. "Lo que queremos es recordar esa calidad y que el agua del grifo es muchísimo más barata que aguas equivalentes que se pueden comprar en las tiendas, como una centésima parte del valor de ese agua; con una calidad higiénica extraordinaria y con una dureza y suspensión de sal magnífica", ha señalado.

A este respecto, ha apuntado que si un litro de agua de Emasa cuesta 0,0019 euros, (IVA incluido) uno del agua embotellada "más barata" puede estar en 0,19 euros, cien veces menos. A pesar de ello, el regidor ha sido claro al indicar que el objetivo no es "que Emasa venda más agua, porque la parte de consumo es poco en comparación con otros usos".

En sus ya casi 19 años al frente del Ayuntamiento, la ejecución de la desalobradora es uno de sus grandes logros. Y de hecho ha incidido en que su puesta en servicio permitió dar respuesta a "un problema histórico", en alusión al tratamiento que pudo darse al agua procedente del embalse del Guadalhorce, afectado por un manantial salino "con una potencia brutal", a lo que se añadía una dureza también grande.

De la Torre ha explicado que el coste de la campaña es de unos 40.000 euros. La misma va a ir acompañada de otra directamente en los restaurantes y bares de la capital, en el sentido de hacerlos partícipes de la promoción del agua de la ciudad. "Se va a facilitar el uso con jarras para que en lugar de tender al agua embotellada pueden recordar que el agua de Málaga tiene una calidad especial; se trata de recordar a los malagueños que el agua de grifo vale la pena usarla, con toda confianza", ha defendido.

Para subrayar el valor de la iniciativa y del agua de Málaga, ha recordado una cata a ciegas organizada por el diario El País, en concreto por El Comidista, realizada entre las diez ciudades más importantes de España. La conclusión fue que la de la capital de la Costa del Sol fue la segunda mejor valorada, solo por detrás de la de Sevilla.

El adelanto de las elecciones generales, fijadas para el 28 de abril próximo, va a forzar al equipo de gobierno del PP y a Emasa a acortar de manera más que considerable la vigencia de la presente campaña de concienciación. El propio alcalde ha reconocido que debido a esta circunstancia la acción promocional quedará parada el 5 de marzo próximo, es decir, apenas ocho días después.

Y ello porque el Ejecutivo local no quiere "tener problemas con las normas de las elecciones generales y locales; no queremos que se mezcle con eso", ha expuesto el mandatario local, quien ha sido contundente al rechazar que la acción presentada ayer busque efecto electoral alguno sobre la ciudadanía, poniendo en valor uno de los grandes logros de su etapa como alcalde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios