Educación

Bodas de plata para la Fundación Victoria

  • La institución abrió ayer en el Teatro Cervantes el programa de actos con el que celebra su 25 aniversario, con Marco Frisina y la OFM entre otros protagonistas

Frisina, con la orquesta, el coro y alumnos de la Fundación Victoria. Frisina, con la orquesta, el coro y alumnos de la Fundación Victoria.

Frisina, con la orquesta, el coro y alumnos de la Fundación Victoria. / Málaga Hoy

A modo de fiel reflejo de su ideal de humanidad, la Fundación Victoria abrió ayer en el Teatro Cervantes el programa de actos con el que celebra sus 25 años de compromiso con la educación en la provincia de Málaga, un pulso que prolonga el enorme proyecto pedagógico asumido en su día por el cardenal Ángel Herrera Oria y que continúa en el presente con diversos centros en varios municipios y multitud de iniciativas relacionadas con la innovación educativa. Este compromiso con la formación de personas y ciudadanos en el mundo contemporáneo desde un signo cristiano quedó reafirmado en un acto que sirvió de preclara carta de presentación de la Fundación Victoria, de sus logros y aspiraciones, que tuvo entre sus protagonistas al sacerdote y compositor Marco Frisina, maestro de capilla de la Catedral de Roma y director del coro de la misma Diócesis, que presentó a la batuta un adelanto de su ópera Passio Christi (que tendrá su estreno absoluto los días 27 y 28 de abril, en el mismo Teatro Cervantes y en formato oratorio) junto a un grupo de cámara de maestros de la Orquesta Filarmónica de Málaga, la Coral Cármina Nova y las escolanías del Corpus Christi y del Colegio Las Chapas de Marbella.

Aunque con la ausencia de última hora de dos de los solistas anunciados, las tres arias interpretadas resultaron altamente prometedoras de cuanto Passio Christi dará de sí en su estreno primaveral. Sí que compareció la soprano Berna Perles, conmovedora y virtuosa en su interpretación del poema en francés de Teresa de Lisieux que Frisina pone en boca de María Magdalena en su relato de la Pasión. Presentadas las tres piezas, el compositor siguió en la tarima para mostrar su querencia por la música más participativa, con el coro y la orquesta formados por padres y alumnos de la Fundación Victoria, a los que se incorporaron un centenar de alumnos de los colegios de la misma, además de los títeres de la compañía teatral de Miguel Pino. Con el aforo que llenaba el teatro a modo de coro improvisado, sonaron algunos de los himnos más populares de Frisina, como Preferisco il Paradiso y Jesus Christ, you are my life, de resonancia internacional desde el Jubileo del año 2000.

Más allá de lo musical, el presidente de la Fundación, José Antonio Sánchez, pronunció las primeras palabras de un acto conducido por el periodista Pepelu Ramos en el que también participaron el obispo de Málaga, Jesús Catalá; el alcalde, Francisco de la Torre; y el cardenal Fernando Sebastián, primer impulsor de la Fundación Victoria, quien rememoró los primeros (y difíciles) pasos de la institución y reivindicó su entrega a sin fisuras a la formación de niños y niñas bajo la más noble aspiración de humanidad. Felices bodas de plata, por tanto, con un primer encuentro de altura que tuvo en docentes, padres, madres y alumnos su más fidedigno material humano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios