Málaga

Cerco al 'botellón' encubierto del centro con una intensa presencia policial

  • El Ayuntamiento pretende erradicar el consumo de alcohol en la vía pública más allá de las terrazas de bar y sobre todo a partir de las 2 de la mañana, como marca la ordenanza

Comentarios 4

Las incesantes quejas de los vecinos por el consumo de alcohol en plena calle más allá de las terrazas de los bares y sobre todo a partir de las 2:00 de la madrugada -una especie de botellón encubierto en que la bebida se compra dentro del establecimiento pero se acaba consumiendo de pie en la calle-, ha empezado a dar sus frutos en la plaza Mitjana y sus alrededores, con una fuerte presencia policial en las noches del fin de semana que se encarga de velar por la normativa y de multar a los establecimientos que la incumplen.

En las noches del pasado viernes y sábado, los efectivos del GOA (Grupo Operativo de Apoyo) de la Policía Local se contaban por decenas en las calles colindantes de la Plaza Mitjana y Uncibay y es que el grupo especial del Cuerpo está sumando esfuerzos junto con las patrullas del distrito centro para conseguir erradicar las concentraciones de personas bebiendo alcohol en las calles fuera de las terrazas delimitadas y que las mesas y sillas estén recogidas a las 2:00, como confirmó ayer el concejal de Seguridad del Ayuntamiento, Julio Andrade.

El edil concretó que son muchas las quejas de vecinos que recibe el Ayuntamiento por consumo de alcohol fuera de las terrazas en estas zonas del casco histórico y dado que es "una práctica prohibida por la ordenanza de convivencia" se ha procedido a sancionar a los establecimientos que se salten la normativa. "Se trata de hacerles entender a los bares que está prohibido vender alcohol para su consumo en el exterior", aclaró Andrade, que insistió en que la presión recae sobre los establecimientos, por lo que no se está multando a los clientes de estos.

En 2009 el Ayuntamiento les solicitó a los bares de plaza de Mitjana que acotaran la superficie de vía pública autorizada como terraza precisamente para evitar el consumo fuera de ellas. Y aunque así lo hicieron, ello no impidió que con el paso del tiempo los clientes hayan empezado de nuevo a concentrarse fuera del espacio delimitado para consumir bebidas. Algo que se reproduce en otros puntos del centro como la plaza Uncibay, donde también se está actuando.

Vecinos del entorno de Mitjana explican que el principal problema, desde el que vienen "insistiendo desde principios de año y que se ha acentuado con el verano" es que incumplen el horario de las terrazas y los clientes permanecen en la calle bebiendo hasta pasadas las 4:00. Oscar, residente de la zona, lo explica de forma clara: "No entiendo como por ejemplo en la calle Alcazabilla o Strachan dejan de servir en las mesas antes al menos veinte minutos antes del horario marcado y además no hay gente de pie consumiendo fuera de las mesas sino que esperan a que haya una libre, y sin embargo eso no se cumple en otras tantas calles de la ciudad. No es justo ni para los vecinos, que necesitamos descansar ni para los hosteleros que sí cumplen rigurosamente la normativa, que obtienen menos beneficios en favor de quienes se la saltan". Este vecino también reconoce que en las últimas semanas, sin tener en cuenta los días de celebración de la Feria -durante los que se ha permitido beber en todas las calles del centro-, la presencia de policías locales está haciendo que se cumpla la ordenanza de forma estricta.

Precisamente, la asociación de vecinos Centro Antiguo de Málaga presentó a principios de agosto un escrito en el Ayuntamiento de Málaga en el que junto con la Asociación de Empresarios de Bares Musicales exigieron medidas de control más exhaustivas y eficaces encaminadas al cumpliendo de la normativa y ordenanzas al respecto. En la solicitud hacían alusión a los "consumidores en la vía pública fuera del espacio autorizado (terrazas), usuarios que noche tras noche alteran el derecho al pacífico descanso de los residentes en el entorno" y a los "establecimientos que después del horario de cierre de su terraza continúan expendiendo bebidas al exterior u otros establecimientos que sin tener autorización de terraza venden bebidas y permiten que se consuman en el exterior sin respetar los horarios y normas establecidas". Con este último punto los empresarios de bares musicales y discotecas se han visto perjudicados, y mucho más con la llegada del buen tiempo, porque los clientes retrasan la hora de entrada a sus establecimientos o ni siquiera llegan a entrar ante la posibilidad de poder continuar bebiendo en la calle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios