Violencia de género

Los casos de supuesta violencia de género detectados por el Clínico se triplican

  • Los partes de lesiones al juzgadopasan de 15 en 2017 a 55 en lo que va de año

  • A este dato se suman las notificaciones a la Fiscalía por sospechas de maltrato

Presentación en el Clínico del Mes de Sensibilización contra la Violencia de Género. Presentación en el Clínico del Mes de Sensibilización contra la Violencia de Género.

Presentación en el Clínico del Mes de Sensibilización contra la Violencia de Género. / L. G.

Hay más de violencia machista, las víctimas la denuncian más y los profesionales también la detectan más. Esas son las razones que explican que los casos comunicados por el Hospital Clínico al Juzgado de Guardia de Violencia de Género se hayan triplicado en el último año. En 2017, el centro sanitario notificó a esta instancia judicial 15 presuntos casos. En lo que va de año, ya ha dado cuenta de 55. Estas cifras sólo incluyen las situaciones en las que la supuesta víctima confirma al personal del hospital la agresión por parte de su pareja o ex pareja. Se emite entonces el correspondiente parte de lesiones, que se pone en conocimiento del Juzgado y de la Policía.

Pero además de estos 55, hubo otros casos. Aquellos en los que la mujer, pese a la sospecha de los sanitarios, no reconoció el presunto maltrato. Ante estas situaciones, el Clínico notificó el caso a la Fiscalía e informó a su centro de salud –tanto al médico de cabecera como al trabajador social– para su seguimiento.

Es una labor sanitaria y social del sistema sanitario que contribuye a sacar a la luz la violencia machista. “Nuestra función es visibilizar un problema que va en auge y sensibilizar a los profesionales para evitar más muertes”, ha explicado este jueves Belén Nogales, médico de Urgencias y miembro de la Comisión de Violencia de Género del Clínico.

El abanico de víctimas es muy amplio. Pero las que admiten la situación de maltrato que están viviendo suelen ser mujeres casadas de en torno a 50 años. “Pertenecen a todas las clases sociales. Hay desde mujeres con estudios básicos a universitarias”, ha precisado la facultativa.

Las mujeres casadas, de unos 50 años, son las que más admiten ante el sanitario que sufren maltrato

Las jóvenes no denuncian tanto. De ahí el reto de los profesionales del hospital de incidir especialmente en este grupo. Por esa razón, dentro del Mes de la Sensibilización contra la Violencia de Género, el Clínico ha organizado un taller para adolescentes con el objetivo de que identifiquen de forma temprana cualquier forma de maltrato. Dentro de esta actividad, se hará hincapié en la violencia de género a través de las nuevas tecnologías. Para ello, se informará a los jóvenes de los delitos de stalking –que es el la vigilancia y el hostigamiento por estos medios– y de sexting –que consiste en la difusión de contenidos íntimos sin consentimiento–.

Dentro de este taller, el hospital hará una encuesta entre los jóvenes. “El objetivo es ver de qué partimos y diseñar futuras intervenciones, porque no es un trabajo de un día”, ha explicado la enfermera Isabel Castañedo.

La delegada de Salud, Ana Isabel González, ha calificado de “acertada” la iniciativa del Clínico de organizar un mes para la sensibilización contra la violencia machista. González ha resaltado el compromiso del Gobierno andaluz contra la violencia de género, “pero la realidad sigue siendo durísima porque el asesinato de mujeres se produce con una frecuencia insoportable”. La delegada ha recordado que en lo que va de año han sido asesinadas 43 mujeres en España.

La presidenta de la Comisión para la Violencia de Género del Clínico, Leonor Ruiz, cifra entre un 20 y un 30% las mujeres que son o serán víctimas de este maltrato. “Es un problema de salud pública muy grave”, ha asegurado.

El hospital ha formado ya a unos 200 profesionales para que identifiquen los supuestos casos de violencia de género incluso aunque la víctima no los reconozca. A veces las lesiones son evidentes y la mujer lo confiesa. Pero no siempre. Los cuadros clínicos pueden ser moretones, crisis de ansiedad, contusiones, lesiones defensivas en los antebrazos, rotura de tímpanos por puñetazos, intentos de estrangulamiento, agresiones sexuales... La formación de los profesionales apunta a que se detecten aún los casos más sutiles e incluso aquellos en los que la víctima lo niega. “No siempre la mujer llega con un ojo morado”, ha aclarado Nogales.

El Clínico ha puesto además en marcha desde hace seis meses un protocolo para mejorar la actuación en los casos de agresiones sexuales. Cuando se producen, se informa de inmediato a la Policía y los forenses. Estos se personan en el hospital para que las pruebas que se le realicen a la víctima tengan validez en un futuro juicio. De esa manera se evita que la mujer tenga que someterse dos veces a los mismos estudios diagnósticos –primero en el centro sanitario y luego en las instancias judiciales–.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios