Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga

Condenan al Banco Popular por aplicar comisiones "irregulares"

  • Dos sentencias obligan a la entidad financiera a devolver 11.500 euros a dos clientes

Dos sentencias de los juzgados de Primera Instancia número 4 de Torremolinos y número 18 de Málaga han condenado al Banco Popular a devolver 9.000 euros a una empresa y 2.500 euros a una persona cobrados "ilegalmente" en concepto de comisiones de descubierto y de devolución. El abogado y delegado de Ausbanc Empresas, Alfredo Martínez Muriel, explicó ayer que la comisión de devolución se aplica cuando es devuelta una orden de pago mientras que la comisión de descubierto se aplica cuando una cuenta se encuentra en números rojos.

Martínez Muriel precisó que ambas sentencias ponen de manifiesto que esta práctica bancaria es "ilegal", ya que "la entidad no presta ningún servicio, además de no haber sido pactada en el contrato suscrito en su día con sus clientes". Asimismo recalcó que cuando se produce un descubierto en cuenta corriente, las entidades bancarias "repercuten intereses por ese descubierto mucho más elevados que los ordinarios y que en ocasiones bordean el límite de la usura".

La comisión por descubierto en cuenta corriente es una práctica que realizan "casi la totalidad de las entidades financieras" y carece de causa que la genere, puesto que "no responde a la prestación efectiva de un determinado servicio", puntualizó el abogado. Por su parte, la comisión de devolución es el cargo que como "penalización" impone el banco en la cuenta de quien le ha cedido un documento que incorpora orden de pago -una letra, cheque, pagaré o recibo- y que no ha sido cobrado.

Hasta la fecha 17 han sido las sentencias dictadas por diversos juzgados que ratifican la postura de la asociación al declarar que dicha cláusula es "abusiva". En el articulado de la Ley General de Defensa de Consumidores y Usuarios (Ley 26/1984, de 19 de julio) "se consideran cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones no negociadas individualmente que en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.

Martínez Muriel aseveró su objetivo es luchar contra "las malas prácticas bancarias, en un intento por erradicar dichas costumbres en la prestación de servicios dentro del sistema bancario y financiero. "Lo que no puede ser es que en una época de crisis como la que se está viviendo, las entidades financieras estrangulen a sus clientes y además le cobren de más", sentenció el abogado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios