Málaga

El Consistorio obliga a que el hotel junto al río sea diseñado por Moneo

  • El convenio firmado con Promociones Braser, que permite duplicar la altura del edificio, recoge que el proyecto definitivo sea encargado a este arquitecto

Comentarios 8

El nombre de Rafael Moneo, afamado arquitecto nacional, deberá seguir ligado al proyecto hotelero previsto junto al río Guadalmedina, e impulsado por Promociones Braser, para que la modificación de las ordenanzas urbanísticas del centro histórico que contempla autorizarle el doble de plantas de las permitidas, sea finalmente aprobada. Así lo contempla el convenio firmado por el Ayuntamiento de Málaga con la firma constructora, en la que figura como condición que sea directamente el urbanista tudelano el que dé forma y ejecute el proyecto planteado para esta zona, que incluye no sólo un establecimiento hotelero de cuatro estrellas sino también dos edificios para oficias y comercios y un aparcamiento subterráneo con capacidad para 220 plazas.

"Por tratarse de un arquitecto de prestigio nacional e internacional, la propiedad y el Ayuntamiento consideran que el proyectista idóneo para tan emblemática obra es el arquitecto Rafael Moneo", recoge textualmente el acuerdo, que añade la necesidad de que la firma constructora encargue a Moneo el proyecto definitivo y la dirección de las obras una vez sea aprobada de forma definitiva la modificación de elementos planteada.

La inclusión de este apartado dentro del convenio, según el cual Promociones Braser debe pagar al Consistorio un total de 6,8 millones de euros en compensación por las variaciones introducidas en el denominado Pepri Centro y por aumentar el aprovechamiento del subsuelo, va en la línea de lo expresado en las últimas semanas por el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, quien subrayó que la actuación propuesta "supone un enriquecimiento desde el punto de vista de arquitectura". Sin embargo, este mismo hecho pone sobre la mesa un interrogante: ¿El equipo de gobierno del PP apoyaría una modificación similar si el proyecto no tuviese detrás la firma de Moneo?

La propuesta urbanística prevista para la parcela situada entre Hoyo de Esparteros y Pasillo Santa Isabel contempla un edificio hotelero de diez plantas (baja, más 8 niveles y ático), lo que supone cuatro alturas más de las que prevé la ordenanza del casco antiguo para esa zona (planta baja más cinco). A ello se suma la posibilidad que tiene la promotora de ejecutar un aparcamiento bajo tierra de tres niveles, con capacidad para 220 estacionamientos. Para que ello sea posible, el equipo de gobierno tiene que extinguir la concesión administrativa de parte del subsuelo aprobada en 1992 a favor de la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa) por un periodo de 50 años.

Y es aquí donde radica buena parte del negocio que puede tener Braser en la operación, por cuanto de este conjunto sólo 45 estacionamientos han de estar reservadas para los clientes del establecimiento, mientras que las restantes 165 deberán ser alquiladas o vendidas a los residentes del entorno, en un espacio en el que se llegan a pedir hasta 40.000 y 50.000 euros por la adquisición de una plaza.

El concejal de Urbanismo, Manuel Díaz Guirado, precisó que la firma tiene prohibida la posibilidad de fijar el mecanismo de rotación para este aparcamiento, dado que entraría en conflicto con la infraestructura construida por la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa) en calle Camas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios