Empleo

Crece un 36% la conversión de contratos temporales a fijos en Málaga

  • Entre enero y octubre se han convertido 26.905 contratos en la provincia 

  • No garantiza no ser despedido, pero da más tranquilidad al empleado

Un camarero atiende a unos clientes en un restaurante de Málaga Un camarero atiende a unos clientes en un restaurante de Málaga

Un camarero atiende a unos clientes en un restaurante de Málaga / Javier Albiñana (Málaga)

Conseguir un contrato indefinido en estos momentos puede sonar a utopía, pero no es tan difícil como parece. De hecho, entre enero y octubre del presente año se han convertido 26.905 contratos de temporales a indefinidos en la provincia de Málaga, lo que supone un crecimiento del 36,3% respecto al mismo periodo del año anterior, según el informe publicado por la consultora de recursos humanos Randstad con los datos oficiales del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe).

Málaga es la provincia andaluza donde se ha producido una mayor conversión de temporal a fijo, seguida de cerca por Sevilla con 25.600 contrataciones. No obstante, no es donde más han aumentado desde un punto de vista porcentual. La medalla de oro se la llevan los empresarios onubenses, que han disparado sus contrataciones indefinidas un 83,9% pasando de 3.546 a 6.521. En Jaén el alza ha sido del 75%, mientras que en Córdoba se ha rebasado el 55%.

Málaga está entre los primeros puestos a escala nacional por su movilidad y dinamismo laboral. Ocupa el séptimo lugar en volumen de conversiones por detrás de Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Baleares y Murcia. A escala nacional el estudio destaca que el sector económico que más promueve el cambio de temporal a indefinido es el industrial, por delante de la construcción, los servicios y la agricultura aunque, en volumen, lógicamente, se lleva la palma el sector servicios porque es el que más contratos genera en España.

“La tasa de contratos indefinidos que proviene de uno temporal ha alcanzado la cifra más elevada de los últimos seis años. Este índice demuestra que el trabajo temporal se posiciona cada día más como un puente hacia el empleo estable. Los contratos de duración determinada incrementan la empleabilidad de los profesionales, les ayudan a incrementar su experiencia y les permiten compatibilizar el empleo con la formación, sobre todo en épocas como verano o Navidad”, señala Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de Randstad.

Tener un contrato indefinido no garantiza no ser despedido en cualquier momento, máxime con la reforma laboral, aunque sí permite al empleado respirar con más tranquilidad sin la incertidumbre de tener que renovar su contrato cada un número determinado de semanas o meses, lo que incentiva su consumo e impulsa la economía. En cualquier caso, el número de parados sigue siendo alto en la provincia malagueña. 

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios