Málaga

Desescalada Málaga: La caída del turismo provoca un trasvase de viviendas vacacionales al alquiler tradicional

  • Fotocasa detecta un aumento del 19% en la oferta de arrendamiento residencial en la provincia y la capital

Dos mujeres entran a una vivienda turística en Málaga. Dos mujeres entran a una vivienda turística en Málaga.

Dos mujeres entran a una vivienda turística en Málaga. / Javier Albiñana (Málaga)

Las últimas estimaciones realizadas por la Junta de Andalucía calculan una pérdida de 19 millones de turistas al cierre del presente ejercicio en la región. Sin turistas, no sólo el negocio hotelero queda dañado, sino todos aquellos alojamientos que en los últimos años se han posicionado como alternativa para cientos de miles de visitantes. Entre ellos, las viviendas turísticas.

Una parte de los propietarios de pisos vacacionales de Málaga capital y del resto de la provincia, ante el estado de incertidumbre evidente provocado por el coronavirus, empiezan a retomar al alquiler residencial tradicional. Una solución quizás temporal con la que minimizar la incidencia negativa que el COVID-19 tiene ya y va a tener durante los próximos meses sobre la demanda de pisos vacacionales.

Un análisis realizado por el portal inmobiliario Fotocasa, tomando como referencia el incremento de anuncios antes y después del confinamiento, concluye "que la oferta de alquiler en España entre el 16 de marzo y el 31 de mayo se ha incrementado un 19%". Un porcentaje extrapolable al caso de Málaga, según apuntaron desde la entidad, que disparan el parámetro a un 99% en el caso de Andalucía.

"Es difícil saber la procedencia de estos pisos, es decir, no tenemos manera de saber si estos pisos que se están poniendo en alquiler previamente estaban anunciados en plataformas de alquiler turístico y ahora se han reconvertido al alquiler residencial, pero todo parece indicar que sí, que buena parte de estos pisos vendrían del alquiler turístico", indicaron desde el portal. Al tiempo, precisaron que una parte de los nuevos anuncios indican en la descripción que el arrendamiento es por un tiempo limitado, "por lo cual indicaría que estos pisos tienen la intención de volver al mercado turístico cuando el la actividad se reactive".

Para Fotocasa, el que se esté produciendo este fenómeno puede ser positivo para el mercado de alquiler en un momento en que estaba muy distorsionado por el efecto de los pisos vacacionales. En el caso de Málaga, desde hace meses se viene advirtiendo de la ausencia de oferta residencial en arrendamiento, ya que la mayor parte estaba destinada a alquileres de corta duración. Un fenómeno que ha traído consigo una subida continuada en los precios.

El interrogante, que no tendrá respuesta hasta dentro de un tiempo, es cuánta de esta oferta se quedará en el mercado residencial y cuánta volverá al turístico. Incluso en el supuesto de que no haya una vuelta atrás, desde Fotocasa insisten en considerar que la oferta real de alquiler es "insuficiente".

Respecto a las proyecciones para el mercado inmobiliario de alquiler en la capital, el precio del alquiler ahora mismo está subiendo un 4,6% interanual. "Todavía los precios van a seguir reflejando pequeñas subidas cercanas al 5% durante algunos meses. Esto será debido a que la demanda de vivienda en alquiler es todavía superior a la oferta. Aunque sale más oferta al mercado puede ser que a la larga los precios se estabilicen, pero eso sólo pasará si esta oferta que está ahora en el alquiler de larga duración se queda para largos periodos y si encaja con las peticiones de la demanda", indicaron.

El trasvase apuntado por Fotocasa es confirmado también por el propio sector empresarial. El presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas en Andalucía, Carlos Pérez Lanzac, apunta en esta dirección. Si bien reduce a un 6% este cambio de formato de alquiler. Los datos manejados por el colectivo sitúan en unas 40.000 las viviendas turísticas existentes, de las cuales 6.200 están en Málaga capital.

"Efectivamente vemos una migración, aunque es difícil aún determinar la cantidad", expuso, incidiendo en que hay muchos propietarios, dadas las actuales circunstancias, optan por cambiar su registro de "forma provisional viendo como reacciona el mercado y si se recupera el flujo turístico".

Para Pérez Lanzac, lo que está ocurriendo ahora puede ser "una oportunidad para que se consolide el sector", dado que muchos de los pisos que actualmente forman parte de la oferta vacacional se sumaron a ella "por el efecto llamada, pero se han dado cuenta de que sus inmuebles no tienen el perfil de vivienda turística sino de arrendamiento convencional".

En este escenario marcado por el coronavirus, el presidente de la asociación a nivel andaluz detecta tres tipos de propietarios: "los que se van a ir y no van a volver; los que se irán y volverán una vez detecten que se recupera el mercado turístico, y los que van a permanecer fieles, que suelen ser aquellos que cuentan con un servicio muy profesionalizado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios