Málaga

Detenidos los dos patrones de una patera con 46 inmigrantes en Málaga

  • El grupo llegó al puerto con tres menores a bordo desde la costa de Marruecos

Inmigrantes de la última patera que ha llegado a Málaga esta semana. Inmigrantes de la última patera que ha llegado a Málaga esta semana.

Inmigrantes de la última patera que ha llegado a Málaga esta semana. / Manu Palma

La Policía Nacional ha detenido en Málaga a los dos patrones de una patera con 46 inmigrantes de origen subsahariano, rescatados este pasado martes por Salvamento Marítimo a 77 millas de la costa de Motril (Granada) y trasladados al puerto malagueño.

Los investigados, dos hombres senegaleses de 30 y 18 años, que supuestamente estaban al mando de la embarcación, llevarían a cabo funciones de conductor y copiloto en la embarcación interceptada. Han sido arrestados por su presunta participación en un delito de favorecimiento de la inmigración ilegal, según han informado desde la Comisaría provincial en un comunicado.

El pasado día 10 de noviembre el Centro Inteligente de Mando, Comunicación y Control (Cimacc 091) de la Comisaría Provincial de Málaga recibió aviso de la Guardia Civil sobre el rescate de 46 subsaharianos, que viajaban a bordo de una embarcación tipo patera y que eran trasladados al puerto de la capital malagueña en una embarcación de Salvamento Marítimo.

Una vez en el puerto, han explicado, los 46 inmigrantes rescatados, entre ellos tres menores, fueron asistidos de manera inmediata por los servicios sanitarios de Cruz Roja y sometidos a las correspondientes pruebas para la detección del COVID-19, que resultaron negativas.

Tras esas primeras acciones de servicio humanitario, agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras continuaron con la identificación de los inmigrantes y otras diligencias.

Según la investigación de la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales (Ucrif), la patera había partido de la costa de Marruecos, tratándose de una lancha neumática de ocho metros de eslora y un motor de 15 CV, "lo que habría supuesto un serio peligro para la vida de sus 46 ocupantes ante su escasa consistencia y envergadura en alta mar".

Asimismo, han señalado que la mayoría de los pasajeros de la embarcación no sabían nadar, circunstancia supuestamente utilizada por los tripulantes de la lancha "para infundir miedo, amenazándolos con lanzarlos al mar si producían algún altercado durante el trayecto".

Fruto de las pesquisas, los agentes constataron como entre la expedición estarían dos jóvenes senegaleses, al mando de la embarcación, vinculados con una organización criminal dedicado al favorecimiento de la inmigración clandestina. De los hechos se ha dado conocimiento al Juzgado de Instrucción número 4 de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios