Málaga

Educación quiere que los profesores jubilados colaboren en los centros

  • La Junta pone en marcha este curso un programa experimental para que estos docentes puedan seguir vinculados a ciertas actividades de forma voluntaria

Una actividad de fomento de la lectura en una biblioteca. Una actividad de fomento de la lectura en una biblioteca.

Una actividad de fomento de la lectura en una biblioteca. / m. h.

Comentarios 4

Si el personal docente es uno de los pilares básicos de la calidad educativa, la Junta de Andalucía considera que la experiencia y el conocimiento de las personas que han volcado toda su vida en las aulas supone un elemento enriquecedor de primer orden. Un tesoro al que no se debe renunciar. De ahí que haya puesto en marcha para este curso, de manera experimental, el programa de colaboración voluntaria del personal docente jubilado en los centros públicos dependientes de la Consejería de Educación.

En la mesa sectorial del pasado martes se presentó el borrador de las instrucciones que abren la puerta de colegios e institutos a aquellos que deseen seguir vinculados a ciertas actividades. De esta manera también "se da respuesta a la voluntad colaboradora que ofrece este colectivo y su deseo de volcar en el sistema educativo su experiencia, conocimiento y vocación", exponen en las instrucciones. En cuanto a su participación, esta se centrará en tareas relacionadas con los planes de utilización de las bibliotecas y de animación a la lectura, con el desarrollo de actividades complementarias y extraescolares, participación en planes y programas educativos y la colaboración con los equipos directivos en la organización de los centros. "En ningún caso los puestos de trabajo establecidos en los centros docentes serán provistos con este personal".

Aunque se especifica que este voluntariado no llega para suplir ningún puesto remunerado, el sindicato CCOO ya expresó ayer su rechazo a la medida. Para el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO de Andalucía, Diego Molina, "este programa de colaboración del profesorado jubilado pone en peligro el empleo en los centros educativos andaluces, pues este profesorado jubilado va a desarrollar una labor profesional que debe ser realizada por personal asalariado".

Molina señaló que, aunque las instrucciones contemplan que en ningún caso estas colaboraciones pueden remplazar las actividades que se desarrollan mediante un trabajo remunerado, "su aplicación práctica evitará el crecimiento de las plantillas de los centros y, ante necesidades que pueden darse, en muchos casos de emergencia, seguro que vendrán a cubrir las deficiencias de personal existentes", agregó. "Un hecho que es inaceptable", criticó el responsable sindical.

Para CCOO, es "un despropósito" que mientras existen monitoras administrativas a tiempo parcial y compartidas entre centros, se pretenda que personal jubilado pueda apoyar a las direcciones en la organización y gestión de los centros. O que se hayan eliminado las horas del profesorado destinadas a la organización de un programa bilingüe y, sin embargo, los voluntarios podrán colaborar en programas educativos. También consideró la medida peligrosa para el personal interino, por lo que ha pedido el respaldo del resto de sindicatos en su rechazo a la medida.

Sin embargo, otras centrales sindicales no tienen la misma opinión. "Estaríamos en contra si supusiera disminuir la capacidad de contratación, pero no podemos estar en contra del voluntariado y de que la comunidad se implique dentro del aula", consideró ayer Encarna de la Chica, portavoz de enseñanza de UGT Málaga. De hecho, estimó que las instrucciones hayan podido surgir para articular la demanda del colectivo. "Se abre la puerta a la participación de los padres, de la comunidad, por qué no al voluntariado de docentes que tienen algo que decir sí siguen queriendo hacerlo", agregó De la Chica. Y subrayó que "todo lo que sea sumar es fantástico, si en lugar de una hora de refuerzo, se pueden dar tres, pues fenomenal, eso redundará en un beneficio para el centro".

María del Amo, presidenta provincial de ANPE, ve en este programa "luces y sombras". "Es positivo en cuanto que supone un refuerzo más para los centros y un aliciente para aquellas personas que tienen la posibilidad de colaborar, compartir y ayudar", explicó ayer. "No lo veríamos bien en ningún caso si supusiera en alguna manera una merma en la plantilla o tirar del profesorado jubilado como voluntario para cubrir necesidades que tienen los centros", agregó Del Amo. Que sea un añadido más y no una sustitución de nadie. Ésta es la línea roja que establecen desde el sindicato ANPE, que estarán vigilantes para que la medida se desarrolle según las instrucciones.

Aunque la inmensa mayoría de los docentes se jubilan a los 60 años -si tienen ya 35 años de servicio- los sindicatos consideran que en esta profesión vocacional habrá quien quiera seguir vinculado de alguna manera a su centro. Podrá haber más de una persona voluntaria por cada colegio o instituto. Este nuevo perfil no tendrá remuneración complementaria alguna ni ningún tipo de contratación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios