Enrique Vargas | Gerente Distrito Sanitario Málaga-Valle del Guadalhorce “Vamos a reformar la atención primaria y habrá consulta telefónica”

  • Avanza que los enfermeros tendrán más protagonismo en la gestión de las citas no demorables

  • Anuncia la ampliación o nueva construcción de los centros de El Palo y Rincón

Enrique Vargas. Enrique Vargas.

Enrique Vargas. / Javier Albiñana

Hace dos meses, Enrique Vargas pasó de dirigir el centro de salud de Portada Alta a la gerencia del Distrito Sanitario Málaga-Valle del Guadalhorce. De plantear los problemas a tener que resolverlos. Es el responsable de 33 centros de salud, de las ambulancias del Dispositivo de Cuidados Críticos y Urgencias y de la salud pública de todo el distrito, entre otras cosas.

–¿Cuáles son sus objetivos?

–Intentar llevar a cabo las líneas estratégicas que marque la Consejería de Salud y hacerlo de la forma más productiva.

–¿Y cuál son esas líneas?

–Pasan por una reforma de la atención primaria para que sea más eficiente innovando con acciones que ahora no se estaban haciendo. Por ejemplo, la consulta telefónica, la consulta virtual y el triaje por enfermería. Hasta ahora la consulta es de demanda. Tú vas porque te pones mala, quieres una receta o necesitas una baja... Yo tenía un tiempo para verte ahí. Luego, si me interesaba verte más tranquilamente te citaba para otro día. Pero como no se sustituía y los médicos tenían que pasar la consulta de otro compañero, al final la actividad programada desapareció. Y al final estábamos viendo enfermos como locos. ¿Cómo vamos a cambiar esto? Lo primero, tener más tiempo por paciente, siete minutos; con idea de llegar a los 10 minutos en cuanto podamos.

–¿Pero cómo lo van a hacer?

Con la consulta telefónica. Si yo te veo hoy por una infección de orina, te voy a pedir una analítica de orina. Y vas a tener que venir a recoger el resultado. Pues ya no vienes. Yo te voy a llamar para darte el resultado. Esa cita se elimina. Si te haces un control de sangre, igual. Los resultados, salvo que haya una alteración por la que quiera hablar personalmente, se darán por teléfono si esa persona está sana como una pera. O si es un paciente crónico con una alteración del tiroides, el resultado no hará falta que lo recoja, se dará por teléfono. O si una persona tiene una duda sobre una vacuna, podrá utilizar el teléfono para que el médico la llame, siempre que no necesite exploración, y mediante una consulta telefónica lo resuelva.

–¿Se van a sustituir algunas consultas presenciales por...

–...por consultas telefónicas.

"Queremos que haya un número máximo de 1.500 pacientes por cada médico de familia”

–Pero habrá enfermos que no tengan hueco en la agenda...

–Cualquier persona que esté mala, va a ir al centro de salud y aunque no tenga número su médico hasta tres días después, si está mala, la va a ver el médico u otro médico. Para lo no demorable va a tener siempre número. Pero lo no demorable que ahora lo filtra un auxiliar administrativo, lo va a filtrar un enfermero que va a estar en íntima relación con su médico. Eso es lo que se llama gestión compartida de la demanda. Va a ser una reforma de la atención primaria. En el nuevo abordaje de la consulta no demorable, los profesionales de la enfermería van a tener un mayor protagonismo. En lo no demorable, va a haber un interlocutor entre el paciente y el médico que es el enfermero. Tiene que haber una mayor integración entre el médico y el enfermero para la atención no demorable de los pacientes.

–¿Y habrá más contrataciones?

Sí va a haber. Pero hay dos problemas. El primero es que tienen que llegar los nuevos presupuestos. El segundo, que aunque haya dinero para contratar, no hay profesionales. Queremos que haya un número máximo de 1.500 pacientes por cupo [por cada médico]. Hay centros de salud que estaban por encima y estamos poniendo más médicos allí. El problema es que aunque hayan dotado esa plaza, no hay médicos para esa plaza.

–Ahora terminan los MIR...

–Sí, pero unos se vuelven a examinar del MIR, otros se van a urgencias, otros se van a otros territorios. De los que quedan, que si terminan cuarenta y tantos quedan 22, hay algunos que no quieren ir a determinados sitios... Nos encontramos que no hay profesionales para cubrir todos los puntos. En Málaga a lo mejor no vamos a tener problemas. Pero también tengo el Guadalhorce...

–Insisto ¿habrá más contrataciones?

–Sí, dentro del contexto del esfuerzo que es el presupuesto de ahora. El año que viene, hay compromiso de que va a haber 1.100 millones más y por lo tanto va a haber todavía más contrataciones. Pero ahora el problema no está tanto en el dinero de la contratación, sino en que no hay profesionales. 

–¿Y en infraestructuras?

–Tuvimos una reunión con la Delegación de Salud y la Diputación y me voy a volver a reunir con la gente de El Palo porque estamos intentando buscar una solución; o bien un nuevo centro de salud grande en la zona este o aumentar el que hay. Y en Rincón de la Victoria también.

–¿Algo que quiera agregar?

–De lo que se trata es de reestructurar la atención primaria para aplicar las nuevas líneas estratégicas de la Consejería y hacer un mejor manejo de las agendas para ver más enfermos y con un mayor tiempo. Primero, más de siete minutos [por paciente]. Segundo, consulta compartida entre el médico y el enfermero. Tercero, viramos nuestra visión de atención sanitaria al paciente crónico, al pluripatológico y al anciano frágil porque son los que más beneficio pueden recibir de la atención primaria y porque es donde más dinero estamos gastando. Y por último, se adecuarán las plantillas para que, en la medida de lo posible, cada vez tengamos menos pacientes y haya más médicos. Tenemos que modificar nuestra estructura de trabajo por otra más moderna. Y no sólo vamos a potenciar la conexión médico enfermero, sino también la conexión de atención primaria con el hospital a través de consultas virtuales y de telemedicina.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios